Detrás del genio de David Bowie estuvo el de Brian Eno con ‘Warszawa’

David Bowie era un genio –de su imagen, la moda, y básicamente todo lo que hacía– que hizo de su música una forma de contar la historia y parte de la misma. Pocos artistas han logrado o lograrán lo que Bowie hizo en sus cortos 40 años de carrera musical y, de vez en cuando, actoral. Sin embargo, detrás de todo gran genio, sin quitar un gramo del mérito que este merece, hay un gran compositor y productor… y David no fue la excepción.

Detrás de sus más grandes obras como la trilogía de Berlín, estuvieron un par de genios más: Brian Eno y Tony Visconti. Ellos dos unieron su talento con la irreverencia de Bowie para formar Low, Heroes y Lodger, tres de los discos más completos del artista británico grabados en la capital alemana cuando el país todavía estaba dividido por un muro.

Una de las canciones que forman parte de Low, “Warszawa” representa a través de un profundo viaje instrumental, la desolación y el sinsentido de un lugar devastado por la guerra. Esta trilogía, este disco de 1977 y “Warszawa”, representan las piezas más orgánicas y durables del trabajo de Bowie y su colaboración con Eno y, sin restarle importancia, con Visconti.

Esta canción que parece no decirnos nada con palabras, pero que va más allá con los sonidos y técnicas innovadoras y experimentales de Eno, no sólo ha servido como un referente del genio que podían alcanzar, sino también ha sido fuente de inspiración para muchos artistas como Ian Curtis, quien antes de Joy Division, fue Warsaw junto a Peter Hook, Bernard Sumner y Stephen Morris en honor a Bowie y su trabajo.

A través de una animación de The Brothers McLeod de 2014, y como una parodia, es que podemos ver cómo es que se dio una de las más grandes colaboraciones en la música. Bowie, con un estilo idéntico al de su personaje en el filme The Man Who Fell to Earth, que incluso terminó como portada de Low, aparece en septiembre de 1976 en el castillo de Hérouville donde se hicieron las grabaciones del disco, junto a Eno y Visconti.

Con algunos diálogos entusiastas entre los músicos, y la presencia de Tony para recordar la importancia de su trabajo como coproductor de ese disco, Eno le presenta la entrada de  “Warszawa” y le dice que si no le gusta, pueden utilizar una de las canciones de sus extraños discos como Music for Bus Stops, haciendo referencia a sus ahora tres discos que ofrecen un catálogo de canciones para aeropuertos, películas e instalaciones.

La trilogía de Berlín fue la colaboración más grande entre Bowie y Eno, pero hubo otras más que forman parte de la cultura popular nacida de la imagen de un andrógeno como el álbum 1.Outside de 1995, el cual parece ser más vigente ahora de lo que fue hace más de 20 años. Este material los unió con 16 años de diferencia, los cuales también dieron paso a la icónica “I’m Afraid of Americans”, coescrita por Eno.

Brian Eno también estuvo detrás de David Byrne en dos ocasiones, la más grande con Everything That Happens Happen Will Happen Today en 2008.