Modric y Rakitic: Los genios croatas que sobrevivieron a la guerra de Yugoslavia

Si alguien hubiera dicho al inicio del Mundial que Croacia se instalaría en las Semifinales, tal vez nadie lo hubiera creído. La actual generación de futbolistas croatas son la sorpresa en Rusia 2018 después de dejar en el camino a Dinamarca en Octavos y al anfitrión en Cuartos, no sin antes haber goleado a Argentina en la fase de grupos.

Tanto Luka Modric como Ivan Rakitic, estrellas del Real Madrid y Barcelona respectivamente, manejan los hilos del equipo croata, que para este Mundial se han inspirado en un documental hecho por mexicanos el cual relata la difícil vida durante y después de la guerra de Yugoslavia, de la cual estos dos futbolistas son sobrevivientes.

Modric vivió en carne propia los estragos del conflicto de Serbia contra Croacia, Bosnia y Kosovo durante la desintegración de Yugoslavia. En 1991, con seis años de edad, el mediocampista del Madrid escapaba de los ataques hasta que su familia, junto con otras personas, fue encontrada en un refugio por nacionalistas serbios, quienes asesinaron, frente a Luka, a siete personas, entre ellas a su abuelo, narra Clarín.

El consuelo siempre fue un balón, con el que creció hasta convertirse en jugador del Dinamo Zagreb, pese a que fue rechazado en muchas visorias por su baja estatura y por ser delgado. Luka no repasa su pasado en ninguna entrevista.

Rakitic no sufrió lo mismo, de hecho no nació en Croacia, sino en Suiza. Pese a los conflictos bélicos entre Serbia y Croacia, sus padres bien podrían ser los protagonistas balcánicos de “Romeo y Julieta”, pues su padre es croata y su madre serbia. Ambos huyeron a Suiza y ahí nació Ivan, quien en principio jugó para la Selección de Suiza, aunque después eligió para siempre a Croacia.

Ahora, el siguiente reto para este par de futbolistas croatas es el juego del miércoles contra Inglaterra y con un triunfo, aunque sea en penales por tercera ocasión consecutiva en este Mundial, superarían a la generación que obtuvo el tercer sitio en Francia 1998.

“No queremos meternos más presión con la semifinal del 98. Queremos seguir haciendo nuestra historia. El Mundial es lo más grande que hay”, dijo Rakitic.

Getty Images

Comentarios