El rinoceronte blanco podría salvarse de la extinción con embriones de laboratorio

¿Cómo describir la ciencia?, ¿como una forma de preservar la vida y la historia de la humanidad o como destructora? La respuesta es complicada y depende en gran medida de la experiencia personal de cada persona. En muchas ocasiones, los avances médicos y de la tecnología, han servido para mejorar la vida de los humanos y los seres vivos, pero también pareciera que su relación con la destrucción se ha hecho más fuerte.

Sin embargo, esta vez nos ponemos en el lado más amable de la ciencia y optamos por considerarla como una forma de preservar la especie. A lo que vamos es que el rinoceronte blanco del norte, un animal en peligro de extinción desde hace 20 años como consecuencia de la caza ilegal, podría encontrar su salvación en la ciencia: a través de la creación de un embrión de laboratorio.

A mediados de marzo, salió la noticia de que el último macho rinoceronte blanco del norte, había muerto a sus 45 años en la reserva de Ol Pejeta Conservancy en Kenia. Sudán era el único macho y su vida representaba la única esperanza de que las dos hembras –infértiles– que se encontraban con él, su hija Najin y su nieta Fatu, fueran fecundadas in vitro.

Pero ahora, a tan sólo unos meses de que el panorama de esta subespecie fuera totalmente fatalista, unos científicos anunciaron que pueden crecer embriones con el ADN de Sudán en un laboratorio. Es decir, pueden salvar la subespecie de la extinción.

De acuerdo con Digital Trends, Thomas Hildebrandt del Instituto de Investigación de Vida Salvaje de Leibniz en Berlín, dijo que esto es posible: “Nuestro objetivo es tener a una primera cría de rinoceronte blanco del norte en tres años. Tomando en cuanta los 16 meses de embarazo, tenemos poco más de un año para implantarlo de manera exitosa”.

¿Cómo se realizaría el proceso? Se implantaría el embrión congelado dentro de una madre rinoceronte sustituta, pero del sur. Es decir, los embriones serían producto del rinoceronte blanco del norte y los óvulos de una hembra blanca del sur. Sin embargo, no habría mezcla del material genético, ya que los óvulos de las hembras sólo guardarían al embrión durante los meses de desarrollo. Como un vientre de alquiler. Los resultados serían una nueva subespecie de rinoceronte blanco del norte con todo y su población.

Esta sería la primera vez que un rinoceronte blanco se pone a prueba. “Tenemos que aplicar anestesia general, así que el animal estaría dormido por dos horas, lo que lo hace muy riesgoso. Tenemos miedo de que algo suceda, y eso sería una pesadilla”.

Algunos medios han hablado sobre si el riesgo vale la pena o no. Finalmente, para algunos, el rinoceronte blanco del norte es una subespecie, no una especie como tal. En caso de que no sea exitoso, la alternativa sería hacer una mezcla genética del rinoceronte blanco del norte y del sur, un híbrido que resulte en una nueva subespecie. Ahora bien, si resucitar al mamut al hacer una mezcla de material genético de esta especie extinta y elefantes indios, es una opción, entonces también lo es el de dos rinocerontes blancos del norte y el sur.