El mono fugitivo de Reforma vivirá en el Zoológico de Chapultepec 🐒

¿Se acuerdan que el pasado 27 de marzo los equipos de búsqueda y rescate de la Ciudad de México se movilizaron gracias al reporte de un mono capuchino fugitivo que estaba en la cima de un árbol en Paseo de la Reforma?

De acuerdo con las autoridades, Mono “N” -es broma- permaneció prófugo por 13 días sobreviviendo en la ciudad.

Después del maratónico rescate del monito, de que se recuperó por los días en que comió muy poco -o nada- y que su patita ya está al 100%, la directora general de Zoológicos y Vida Silvestre de la Ciudad de México, Claudia Levy, afirmó para Milenio que el mono capuchino tendría una madre adoptiva si la PROFEPA decide dejarlo en las instalaciones del Zoológico al término de su recuperación.

Tenemos una hembrita de edad avanzada, que esperamos el acoplamiento sea con ella para que se sienta resguardado, acompañado, y ella pueda entrenarlo a hacer las cosas que hace un mono”, dijo.

 

Este martes, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente -Profepa- informó que el ejemplar permanecerá definitivamente en el Zoológico de Chapultepec, por lo que este último debe solicitar ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales -Semarnat- la incorporación del primate a su colección, ya que así lo establece la normatividad.

Por lo mientras los especialistas del zoológico aplicaron cambios en la dieta del monito, así como un programa de medicina preventiva. Además de le colocó un microchip de identificación y se llevó a cabo la cuarentena.


Desde extradición hasta persecución a pie 

Recordemos que la historia incluso tomó un giro inesperado. Al ver al personal que lo quería rescatar, el monito se les fue. Después de escabullirse, terminó saltando el muro hacia un terreno de la Embajada de Estados Unidos. 

Como el monito ya estaba oficialmente en terreno gringo, personal de la Brigada de Vigilancia Animal y de la Profepa estaban discutiendo con el personal de seguridad del terreno de la embajada para poder entrar y según los reportes, no los dejaron. 

En lugar de esperar la orden de extradición, el pequeño simio ignoró las instrucciones del personal y se dio a la fuga a una cañada. 

Como la persecución a pie ya no era posible y los monos capuchinos corren a más de 50 kilómetros por hora —sí, lo acabamos de averiguar—, el personal de la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente tomó la decisión de continuar la búsqueda con drones. 

Leer: ¿Qué pasó con el mono fugitivo de Reforma? 

Fue finalmente hasta el 10 de abril que el secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Rafael Pacchiano, informó que la Profepa había logrado capturar al mono fugitivo.

¿Y su dueño? 

A pesar de que la Profepa inició una investigación para identificar a los responsables de la posesión y fuga del animal, no tuvieron éxito. Se consultó a la Semarnat sobre los posibles registros en la zona y se buscó si el monito tenía algún microchip de identificación.

El caso se dio por cerrado finalmente. 

La cosa es que se trata de una especie exótica de origen centroamericano, mismo que debe permanecer en estricto confinamiento y manejo especial de acuerdo con el artículo 27 de la Ley General de Vida Silvestre. 

Leer: #FreeCapuchino: ¡Ya atraparon al mono capuchino de la CDMX! 🐒

Comentarios