Amparo a reos por falta de comida en Cereso, secretario de Seguridad decía que se veían gordos

Ver para creer, el mes pasado, reos del Cereso de Aguascalientes protestaron por las porciones de comida que recibían en el lugar, mientras que ante medios de comunicación, Porfirio Javier Sánchez, secretario de Seguridad Pública Estatal, bromeaba al decir que la dieta se aplicaba porque los “veía muy gordos“.

El tiempo pasó y este día un juez federal amparó a los presos, respaldando su derecho a una alimentación nutritiva, “suficiente y de calidad“, lo que significó un revés para las autoridades que controlan el Centro de Reinserción Social para Varones “Aguascalientes”.

Y es que el dictamen fue hecho después de que se verificara que el director de este centro ha sido omiso en proporcionar a los prisioneros el alimento insuficiente,—es más, el juez consideró que la situación es grave ya que tampoco cuentan con lo necesario para servir su comida: trastes, platos, cubiertos—.

Protestas por la falta de alimentos 

Aunque las autoridades dijeron que a los presos se les atendía con una dieta “nutritiva“, lo cierto es que después de escuchar testimonios y revisar pruebas se concluyó que todos los insumos eran dirigidos al Cereso Femenil y con lo único que se quedaban los presos del Cereso Varonil era: pan, tortilla y bolillos.

¿Nada más?

Las quejas también iban dirigidas en torno a la descomposición de estos alimentos: los pocos alimentos que se les brinda a los reos es de mala calidad —un poco de bacterias, hongos y levaduras ha sido la receta principal en esta cadena de descomposición alimenticia—. Pero para todo caso, las autoridades del cerso tenían un argumento.

Se veían muy gordos

De acuerdo con medios de Aguascalientes, Porfirio Javier Sánchez, titular de la SSP del Estado, reconoció que las porciones de comida que se les daba a los presos eran pocas. Es más, explicó que el asunto se había tratado de un ajuste en los “menús“.

En aquel momento, se habían reportado protestas de los reos por este tema. Sánchez atendió la emergencia y al ser cuestionado sobre si se trataba de una dieta, sólo atinó a bromear que se les veía muy gordos, asunto que en aquel momento pudo parecerle pintoresco pero que este día resultó ser un tema serio, en el que están en juego los derechos de los reos, de acuerdo con la ley.

Finalmente, de acuerdo con el dictamen del juez federal las autoridades del Cereso tendrán que adquirir productos de calidad, asignar fondos suficientes y que el Gobierno de Aguscalientes informe sobre las modificaciones a su presupuesto.

Este no ha sido el único caso de protestas por parte de los prisioneros con respecto a los servicios y la alimentación en Ceresos y cárceles, por ejemplo, en marzo pasado internos del Penal Federal del Altiplano y Occidente se quejaron de los precios de las papitas en las tiendas de los penales.

**Foto de portada: hcongresoags.blogspot.com

Comentarios