Los Avispones fueron amparados por la SCJN; serán indemnizados

Este miércoles, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia -SCJN- ordenó a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas -CEAV- la indemnización de 5 jugadores del equipo “Los Avispones” de Chilpanchingo, ya que resultaron heridos durante los hechos violentos del 26 y 27 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero.

La cosa es que la CEAV les había ofrecido una compensación parcial, misma que basó en casos similares, pero sin apoyarse en dictámenes médicos ni en los gastos erogados por su atención médica. Los proyectos para los amparos fueron de los ministros Eduardo Medina Mora y Alberto Pérez Dayán.

Ya en marzo pasado, la Sala había resuelto otro amparo de un integrante del equipo Avispones, determinando que el hecho de que la CEAV otorgue un monto determinado por compensación subsidiaria a la víctima, no impide que las personas puedan impugnarla si consideran que es insuficiente para reparar el daño sufrido. 


El argumento de la Comisión era que no podía reembolsar “gastos inverosímiles” que además no estuvieran comprobados, mismos que eran reclamados por las víctimas, cuyo autobús fue atacado durante los enfrentamientos registrados la noche del 26 de septiembre contra normalistas de Ayotzinapa.

Se determinó que se tendría que cuantificar nuevamente el daño moral y físico que fue causado a las víctimas, para compensar el daño a su proyecto de vida y los gastos derivados de transporte, alojamiento, comunicación y alimentación, y asegurar una reparación integral.

Recordemos la trágica noche 

La madrugada del 27 de septiembre de 2014, un comando armado baleó el autobús del club de Tercera División Profesional Avispones de Chilpancingo. Desafortunadamente, dos futbolistas y un integrante de la porra fallecieron, todos eran menores de edad.

El lugar de los hechos fue el circuito vial Periférico, a la altura de la comunidad de Santa Teresa, en Iguala Guerrero.

Como consecuencia de los impactos de bala que se incrustaron en la carrocería del autobús de la línea Castro Sur, el vehículo quedó varado en una barranca.

Las autoridades afirmaron que los jóvenes fueron confundidos con los estudiantes normalistas de Ayotzinapa, quienes horas antes se habían enfrentado a pedradas contra policías municipales por haber secuestrado 3 autobuses de pasajeros.