Dos visiones distintas: Griezmann por su futuro, Vela anclado en su pasado

A este Mundial se llega y se sale por dos vías: La de los ganadores como Antoine Griezmann, y los que siguen explorando su pasado, mientras el presente se apresura a un futuro fugaz como Carlos Vela. Uno fantástico, el otro también, pero pudo ser mejor.

Hay veces que está Rusia, tan exigente con cada mínimo detalle,  solamente reconoce el legado de los pies de los mejores, y aun así no habrá títulos o goles que satisfagan a todos.

Foto: Getty Images

Sí bien Vela dio un salto enorme tras la Copa (Perú) que conquistó siendo un ‘niño’, su mejor versión nunca se presento en sociedad, salvó en pocas ocasiones, Carlos nunca fue el Vela que pudo ser.

Griezmann en cambio, le dio un ‘portazo’ al fracaso. Y sin duda, su obra ha estado muy por encima de lo muchísimo que dio Vela. Antoine fue a la escuela, formado en las reservas de la Real Sociedad, Vela llegó por un impulso de 18 Millones de Euros.

Antoine Griezmann y Carlos Vela, dos destinos paralelamente opuestos

Carlos deslumbró sin ser centro delantero y su mejor temporada fue la 2013-2014, donde quedó solo por debajo de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. Sus números lo ponían como opción para los grandes clubes, pero nunca dio el salto para una mayor exigencia .

Antoine dejó a los Txuri-Urdin en 2014 al ser comprado por el Atlético de Madrid en 30 millones de euros. Con los colchoneros ha dado de qué hablar a nivel mundial y con su selección se convirtió en uno de los referentes de Francia.

La Copa del Mundo y el olvido

Si bien en clubes el desempeño ha sido similar entre estos dos delanteros, en la selección son el diablo y los ángeles. Griezmann toca la puerta a la eternidad, Vela puso en duda su continuidad con México.