Dice AMLO a funcionarios que se despidan de moches, choferes y borracheras

Los próximos funcionarios de todos los niveles de gobierno tendrán que entrarle al plan de austeridad, pues según AMLO, en el próximo gobierno le dirán “adiós” a los lujos, asesores, borracheras y hasta tendrán que trabajar de lunes a sábado, al menos ocho horas —cosa nada fuera de lo normal en la vida laboral de un ciudadano promedio, pero se trata de los legisladores mexicanos—.

El día de ayer, ya sabes quién presentó los 50 puntos de austeridad que llevará a cabo su próximo gobierno.

De acuerdo con el “Plan de ahorro y reasignación presupuestal”, el sueldo anual para los altos funcionarios sería de 500 mil pesos, o sea, 41 mil pesos mensuales —como una medida coherente con el Artículo 127 de la Constitución que dicta que ningún funcionario puede ganar más que el presidente—.

Además, se planea reducir en un 50% el gasto de publicidad del gobierno, cancelar los fideicomisos públicos, se eliminarán los bonos, se limitarán los viáticos y hasta quedará prohibido que un funcionario contrate a sus familiares.

Adiós a beneficios 

Según la propuesta, los funcionarios tendrán que despedirse de sus “partidas” para sus trajes, vestidos o vestimentas o cualquier otro gasto de protocolo, “dedicado al presidente al presidente, a sus colaboradores cercanos y a familiares“.

Con respecto a las grandes comitivas que suelen armarse los funcionarios, el próximo sexenio sólo los secretarios y subsecretarios contarán con el servicio de choferes.

Ojo, el tema de los gastos del gobierno serán monitoreados, mediante una convocatoria a la observación ciudadana y de la Oficina de Transparencia de la ONU. Todo para evitar los moches, los famosos sobornos y todas esas prácticas que casi no se ven en el ámbito de la política mexicana.

Y “el ajuste de personal se dará… en los niveles de funcionarios llamados de confianza, es decir, en los niveles más altos de la administración, en los cuales habrá libertad para llevar a cabo los cambios necesarios“.

Para los funcionarios del buen beber quedó este mensaje: nadie podrá llegar al trabajo en estado de ebriedad y menos podrá tomarse una que otra chela en la oficina. Además de que también se propuso terminar con el influyentismo.

Despídanse del Estado Presidencial y Los Pinos 

Y como lo mencionó tras su reunión con Enrique Peña Nieto, AMLO planea la desaparición del Estado Mayor Presidencial, que se incorporará a la Sedena (Secretaría de la Defensa Nacional) y se encargará de la vigilancia de las instalaciones estratégicas en el gobierno y la seguridad de los ciudadanos.

Y, ¿Los Pinos?

Sigue la mata dando con este tema, y Los Pinos, finalmente, pasarán a formar parte del Bosque de Chapultepec y este espacio se convertirá en un recinto cultural.

Adiós al espionaje

¿Recuerdan el caso Pegasus y el espionaje contra periodistas? Tras la experiencia que dejó el gobierno de EPN, el equipo de transición propone blindarse con respecto a este tema y ya de inicio ha establecido que se cancelará el espionaje y la intervención telefónica que vaya contra el derecho a la privacidad de los mexicanos.

Según el plan, el sistema de inteligencia del Gobierno se dedicará únicamente a la prevención de delitos y a su combate.

Otro de los puntos destacados en el plan es la revisión de los contratos entre gobierno federal y compañías nacionales y extranjeras, en las que se compruebe que no se firmaron gracias a la corrupción o presentan anomalías.

Así el plan de austeridad del próximo sexenio, iniciativa de la que los ciudadanos han dicho que estarán atentos a su cumplimiento.

Con información de El Economista, El Universal y lopezobrador.org.mx