Así recibieron a Francia y Croacia tras la Copa del Mundo de Rusia

Uno fue Campeón del Mundo, el otro se ganó el corazón del mundo entero. Francia y Croacia festejaron a sus dos Selecciones. Por un lado la fiesta fue digna de un monarca en toda regla, por el otro lado, la euforia terminó con graves incidentes, pocas horas de la obtención del título.

Francia en casa

La avenida de los Campos Eliseo se convirtió en un inmenso homenaje ‘Le blue’. Las bengalas azules y rojas envolvieron en una nube el camión, donde los nuevos héroes campeones de Francia se encontraron con su pueblo.

La fiesta terminó con La Marsellesa improvisada por los jugadores, con el presidente Emmanuel Macron en el palacio del Eliseo frente a los miles de aficionados  que los miraban con idolatría.

Croacia, campeones de ‘Todos’

A pesar de la derrota, en todas las ciudades de Croacia se festejó hasta la madrugada el subcampeonato mundial de la Selección Croata.

Para celebrar el mayor éxito en la historia del deporte croata, se lanzaron fuegos artificiales, y numerosos aficionados se arrojaron a fuentes o al mar con las camisetas de sus jugadores favoritos.