Ya hay castigo para las Pussy Riot tras su protesta en la final del Mundial de Rusia 2018

Desde que se anunció que el Mundial sería en Rusia, muchos se cuestionaron sobre lo que social y políticamente ocurría ahí. Esta nación, más allá de estar regida -una vez más- por Vladimir Putin, enfrenta una constante lucha de género y equidad ante las preferencias sexuales. Es por esto, por la pobreza y por las leyes que no benefician a la ciudadanía sino a los altos mandos, que el grupo de Pussy Riot se ha convertido en el estandarte de lucha para alzar la voz por aquellos que no pueden o simplemente, que no tienen cómo. 

Durante la final de la Copa del Mundo en el estadio Luzhniki, en Moscú, Rusia, hubo un momento que no pasó desapercibido. Y es que mientras se llevaba a cabo el partido de Francia vs. Croacia, las integrantes del grupo ruso de punk-rock y activistas feministas invadieron el campo vestidas con trajes de policía a manera de protesta. 

A partir de esto es que las autoridades como pudieron las sacaron del campo mientras a la par, Pussy Riot compartió en sus redes sociales los motivos para hacer esta protesta y no dejar que un evento deportivo tan importante a nivel mundial pasara como sin nada en medio de tantas necesidades. 

Lo que sucedió después de que las sacaran del campo no se supo, sin embargo hoy a través de su cuenta de Twitter, Pussy Riot dio a conocer la sentencia que recibieron las cuatro miembros de la banda durante su comparecencia en la corte de Lhamovnichesky en Moscú. 

Para el caso de Veronica Nikulshina, tendrá 15 días de cárcel y los pasará en una “prisión especial” —de la cual no dieron más detalles— y también se le prohibirá la entrada a eventos deportivos. En cuanto a su segundo miembro, Olga Kurachova, también estará arrestada durante 15 días; lo mismo con Pyotr Verzilov y con Olga Pakhtusova, pero con la diferencia de que a ellas se le prohibirá la entrada a eventos deportivos durante tres años. Asimismo informaron fue que las cuatro pasaron la noche en la estación de policía en condiciones incómodas. 

De acuerdo a la BBC, a las chicas de Pussy Riot se les imputaron los cargos de “violación de reglas para los espectadores en un evento deportivo y por usar de manera ilegal uniformes de la policía”. Con esto, las fianzas fueron de más de 10 mil rublos. Por su parte Pussy Riot explicó que esta revuelta fue una forma de protestar contra la supresión política y la corrupción de las elecciones; además demandaban libertad para los prisioneros políticos en el país.