Protestas fascistas en España protegen la tumba de Franco

A una hora de distancia de Madrid, podrás encontrar el monumento conocido como el Valle de los Caídos. A riesgo de sonar como guía de turistas, la importancia de ese lugar es innegable para la cultura ibérica. Ahí están enterrados miles de combatientes de la guerra civil y un controvertido personaje: Francisco Franco, el dictador que controló España de 1939 a 1975.

El Valle de los Caídos recibe 4 mil visitantes cada fin de semana y cada uno con su opinión: los que lo recuerdan como un monumento infame y los que quisieran su desaparición; el adolescente con audífonos que preferiría estar jugando Fortnite, los extranjeros que se vienen enterando del lugar o los que, de plano, les da igual; pero a últimas fachas fechas un grupo de simpatizantes fascistas lo agarraron de su punto de reunión. 

Este fin de semana, cerca de mil partidiarios de la extrema derecha se juntaron para protestar. Banderas españolas, águilas imperiales, frases de “La Legión”, el himno falangista y, obvio, la mano levantada, se vieron presentes para defender el lugar de descanso de su fallecido héroe. 

españa-valle-de-los-caidos
Foto: Twitter

¿De qué lo defienden? El nuevo presidente español, Pedro Sánchez, miembro del Partido Socialista Obrero, ha prometido exhumar el cuerpo de Franco y removerlo del Valle de los Caídos. El vocero de su partido anunció que intentan convertir el mausoleo en “un lugar de reconciliación y de memoria para todos los españoles, no en un lugar de apología a la dictadura”. Sopas.

De acuerdo al Washington Post, el debate arrancó hace casi 11 años, en 2007, cuando el gobierno español pasó una ley que prometía la eliminación de todos los símbolos franquistas. Todos, excepto el Valle del los Caídos.

Un detalle curioso: se llama el Valle de los Caídos —y no Valle del Caído— porque además de Francisco Franco también están enterados más 33 mil fallecidos durante la Guerra Civil. La cosa es que solo Franco y José Antonio Primo de Rivera, fundador del Partido Falangista, están en el mausoleo. Los restos de los otros miles de personas están arrumbados en los cimientos y con los años ya terminaron formando parte de la estructura del edificio.

Ahora, los tiempos han cambiado. ‘Al vent’ ya no suena por las calles —lo cambiaron por ‘Cara al Sol’— y la figura de Franco se ha ido reivindicando en España. De acuerdo a un estudio publicado en 2008, cerca del 60% de los entrevistados creen que Francisco Franco “hizo cosas buenas y cosas malas” por el país. El mismo estudio reportó que el 73% se sentían orgullosos del trabajo franquista en la Guerra Civil. 

Comentarios