Y después de Snow: 10 películas memorables de Donald Sutherland

¿En qué se basan los críticos para determinar cuál es una buena película? Conforme pasa el tiempo, cada vez hay más elementos a considerar dentro de un filme que dictan si vale la pena verla, recomendarla y nombrarla como una parte importante dentro de la historia del cine. Entre la fotografía, el trabajo de dirección, la música y demás, algunas personas dicen si es una película ganadora, tal cual, o se debe echar a un baúl de recuerdos.

Y es así como, injustamente, algunas cintas que cambiaron el rumbo de la forma en que se hace cine, se llevaron un aplauso de consolación. El ejemplo más grande es –y siempre será– 2001: A Space Odyssey de Stanley Kubrick de 1968, la cual ni siquiera resaltó en las nominaciones de la Academia, pero que la gente a la fecha la sigue tomando como la referencia directa de la ciencia ficción.

Lo mismo ha sucedido con los actores y actrices. Algunos se han llevado el reconocimiento de las instituciones “especializadas” mientras otros de más alto perfil, se han quedado atrás en la memoria del cine. Uno de ellos es el actor canadiense Donald Sutherland, quien durante la década de los 70 y 80, protagonizó varios títulos importantes para, con el tiempo, dar paso a papeles más secundarios que no han sido tan reconocidos por las nuevas generaciones.

Por eso, y para que no se nos olvide, les dejamos una lista de las 10 películas más memorables de Sutherland:

Novecento

En 1976, el actor se puso bajo la dirección de Bernardo Bertolucci junto a grandes actores de la época como Robert De Niro y el francés Gerard Depardieu. Esta obra de alto perfil destacó no sólo por elenco de actores y sus grandes trabajos, sino también por la fotografía y la música de Ennio Morricone. Uno de los trabajos más destacados fue el de Sutherland como un fascista sádico que representa la división de clases sociales en las primeras cinco décadas del siglo XX y la asociación de maldad entre la pobreza y las clases más altas. Una de las escenas más representativas y poco comprendidas, es cuando el personaje de Sutherland, Attila Mellanchini estrella a un gato atado a un poste con su propia cabeza.

Orgullo y Prejuicio

En 2005, Keira Knightley se convirtió en la reina de los dramas de época gracias su participación en el filme Orgullo y Prejuicio basado en la novela homónima de Jane Austen. Esta cinta, cuyas críticas se dividieron entre las buenas actuaciones de la mayoría de los actores, la gran fotografía y el guión que dejó mucho a deber, contó con la participación de Sutherland en un papel muy secundario pero trascendental para el ritmo de la película y la historia. Aquí dio vida al señor Bennet, padre de cinco mujeres que atraviesan las costumbres sociales del siglo XIX, sobre todo Elizabeth, la segunda de la familia, quien a través de la lectura y su inteligencia, sobresale de entre la comunidad británica de la época.

Ordinary People

Este fue el debut como director de Robert Redford en 1980 y uno de los filmes que le dieron el reconocido reconocimiento a Sutherland por su trabajo como Calvin Jarrett, cabeza de un típico hogar americano que se derrumba después de la muerte del hijo mayor. Cuando el pequeño de la familia intenta suicidarse por la culpa, lo internan en un hospital, pero todo se complica cuando regresa a casa con su madre, una mujer que es más de apariencias y costumbres –cuestiones privadas– y su padre, un hombre comprensivo.

Fierce People

Esta cinta de 2005 puso a Sutherland como el multimillonario Odgen C. Osbourne con una familia que esconde demasiados secretos como para liberarlos en una sociedad de puras apariencias. Protagonizada por Sutherland, Anton Yelchin, Chris Evans, Diane Lane y Kristen Stewart, esta cinta tocó varios temas importantes como la drogadicción, pero sobre todo la impunidad que reina entre las familias más poderosas dentro de una sociedad.

Don’t Look Now

Donald Sutherland es uno de los pocos actores que pueden pasar de un género a otro y ofrecer las mejores interpretaciones. La prueba se encuentra en el filme de terror Don’t Look Now 1973 que sigue la historia de un matrimonio que después de perder a su hija por un accidente en un lago, se mudan a Italia donde conocen a una mujer que dice entrar en contacto con ella. Cuando la mujer intenta convencer a su esposo de que realmente es la niña, las cosas se complican entre ellos, dando paso a una serie de eventos sobrenaturales que ponen en duda su propia existencia.

Il Casanova di Federico Fellini

Pocos actores pueden decir, o mejor dicho presumir, que trabajaron con uno de los maestros del cine de siglo XX: Federico Fellini. Sutherland es uno de los pocos que puede hacerlo por su trabajo con el italiano en el filme Casanova en 1976. El actor se puso a la cabeza del filme al interpretar al personaje principal muy al estilo de Fellini, con mucha teatralidad y la composición de los escenarios con elementos de teatro –como vestuario–. Esta cinta, desde que se liberó en la década de los 70, se ubicó como una de las más importantes del actor en su carrera y un referente de los últimos años de cine de Fellini.

Panic

Panic es una de esas cintas que no saltan a la luz con una taquilla enorme, pero que van creando su fama por las recomendaciones de las audiencias. Se trata de un drama criminal del 2000 que pone a una familia de asesinos a sueldo como protagonistas en medio de un ambiente de infidelidad, confusión y protección. William H. Macy interpreta a un asesino, profesión que le enseñó su padre como parte de una tradición pero que se niega a delegar a su hijo. Sin embargo, el abuelo, llevado por Sutherland con mucha frialdad, comienza a enseñarle el oficio, lo que desata la rivalidad entre miembros de la familia.

Klute

Jane Fonda y Donald Sutherland, en 1971, se convirtieron en una de las parejas más populares por el filme Klute, otro drama criminal y pasional en el que interpretan a una prostituta y un detective de la policía, respectivamente. Este hombre investiga la desaparición de un hombre que dejó una serie de pistas que lo relacionaron directamente con una sexoservidora de Nueva York. Sin embargo, cuando comienzan a establecer contacto por la investigación, comienzan una relación que se ve amenazada por otros crímenes que salen a la luz como el de prostitutas asesinadas.

M*A*S*H

Esta es una de las cintas de 1970 más icónicas de la segunda mitad del siglo XX cuya fama dio paso a que se realizara una serie del mismo nombre que se televisó durante más de 10 años. A través de un grupo de médicos que se encuentra colaborando durante la Guerra de Corea en la década de los 50, la historia hace una crítica directa, con mucho humor negro –un estilo similar con el que Full Metal Jacket del 87 hizo referencia a Vietnam– a la supuesta superioridad del ejército de Estados Unidos frente a otros países más “vulnerables”, pero sobre todo, la constante de las autoridades del país de romper sus propias reglas fuera  y dentro de sus líneas.

Los juegos del hambre

Algunos dicen que Harry Potter representó a las primeras generaciones de la década de los 90 mientras Los juegos del hambre con el personaje de Katniss Everdeen, representan a las que están muy entradas en el nuevo milenio. En otras palabras, la importancia de la segunda historia, que creció con la salida de una franquicia fílmica sumamente exitosa protagonizada por Jennifer Lawrence, puso a Sutherland como el máximo antagónico al interpretar al presidente Snow, un hombre que mantiene a su país bajo un régimen autoritario que lo divide en 12 Distritos que están obligados a ofrecer dos tributos cada año.

Comentarios