Morena-Sonora acusa que Pavlovich planea “golpe legislativo” contra Congreso opositor

Si en el Estado de México el PAN y PRD tratan de restar poder al próximo Congreso por la vía legal, sólo porque Morena será mayoría… en Sonora también se hace lo propio, aunque por medio de reformas constitucionales propuestas por la gobernadora de la entidad, Claudia Pavlovich.

De acuerdo con el que sería el secretario de Seguridad Pública en el gobierno de AMLO, Alfonso Durazo, la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, cocina una iniciativa de reforma a la Constitución local cuyo objetivo es “anular el poder de un futuro Congreso de mayoría opositora y debilitar al mismo tiempo la capacidad de los futuros presidentes municipales, de mayoría también opositora”.

Por medio de mensajes que difundió en su cuenta Twitter, Durazo hizo un llamado a los legisladores salientes del Congreso estatal a detener lo que él denomina “un golpe de Estado legislativo” por parte de la gobernadora priista… ¿el cual consistiría en…? Bueno, aunque no se ha emitido un texto oficial en el que se detalle, Julio Hernández indica que – según lo filtrado – lo que se pretende es solicitar porcentajes más altos para la aprobación de reformas legales y constitucionales. Se “trata de concentrar facultades, incluso de veto, en la mandataria priista que hace mancuerna con Manlio Fabio Beltrones en el control sonorense”, explica el periodista.

De darse el “golpe legislativo” previsto por Alfonso Durazo (elegido senador, así como la periodista Lilly Téllez), Pavlovich lograría contener el poder que Morena ganó en Sonora el pasado 1 de julio. En la entidad, Morena se llevó las urnas en la votación presidencial, logró mayoría en el Congreso local, con 20 de 21 diputaciones locales de mayoría y, además, ganó 22 de los ayuntamientos en disputa.

Al respecto, Morena-Sonora emitió un comunicado dirigido a los diputados de la sexagésima primera legislatura del Congreso del Estado en el que, así como Alfonso Durazo, les piden impedir el “intento de golpe de Estado legislativo” que orquesta Claudia Pavlovich “en pleno periodo vacacional”.

Según el comunicado, lo que intenta Pavlovich es una serie de reformas con las cuales se conferirá la facultad de imponer veto parcial a leyes del Congreso; limitar la facultad del Congreso para revisar la cuenta pública; prohibir el llamado a funcionarios públicos de “cierto rango”; evitar que diputados remuevan a funcionarios del Congreso y la mencionada elevación de porcentajes en el Congreso para conseguir mayoría: de la mitad más uno, ahora se necesitaría de las dos terceras partes de los ayuntamientos del Estado para realizar reformas a la Constitución.

Lo anterior en lo local. El autor del Astillero ve más allá: lo que se hace en Sonora es un ensayo de la “estrategia” que podría darse a nivel nacional. “Utilizar la conformación actual del congreso estatal (o el federal, en su caso), todavía dominada por las combinaciones de PRI, PAN y sus aliados, para aprobar con esa mayoría las reformas con dedicatoria a Morena. Reformas (…) [que] condicionen u obstruyan el ejercicio de la voluntad ciudadana que fue ampliamente favorable a Morena pero aún no toma posesión de sus cargos legislativos”.

En resumen: si el electorado no hizo caso a los llamados de aplicar el voto dividido para evitar “poder absoluto” del próximo gobierno, la administración actual le moverá para que así sea. ¿Será?