Liam Gallagher vs problemas: ¿Quién necesita terapia cuando tiene a John Lennon?

Hace un par de semanas, aproximadamente, Paul McCartney se subió al Carpool Karaoke de con James Corden y le platicó la historia detrás de la canción “Let It Be”. Para no hacer el cuento largo, el músico platicó con su mamá en un sueño en el que le decía estas tres mágicas palabras; inmediatamente, Paul sintió un alivio… y todos los que la escuchamos también.

Quizá suene a cliché o muy cursi, pero en verdad existe cierto poder en la música que es capaz de sanar algunas heridas. Y no nos referimos solamente a las provocadas por un amor no correspondido o el adiós de una persona querida, sino también las que provocan la soledad, depresión y ansiedad. En pocas palabras, la música ayuda a combatir los demonios internos que todas las personas, de alguna manera y otra, tienen en su mente.

Liam Gallagher es uno de los que lucha contra sus problemas a través de la música, en específico con ayuda de John Lennon. De acuerdo con Metro, el cantante de 45 años habló sobre sus problemas personales –tiempos oscuros– y cómo trabaja en ellos: “Tengo a John Lennon. Cada vez que necesito ayuda, hombre, lo escucho y todas esas nubes negras desaparecen. No necesito terapia. John Lennon es mi tipo”.

Y no sólo eso, Liam también recurre a un método un poco más “narcisista” para luchar contra la depresión: “Al carajo con eso. ¿Te has dado cuenta cómo me veo? Me veo muy bien. Al minuto en que me siento deprimido, sólo debo mirarme rápidamente al espejo”, comentó. Suena más a Liam Gallagher el hecho de echarse porras a sí mismo con tan sólo verse al espejo.

Desde que comenzó su carrera musical, Liam siempre ha estado envuelto en un sinfín de escándalos como cuando se negó a participar en el MTV Unplugged de Oasis en agosto de 1996 por estar borracho, no enfermo como había dicho Noel al comenzar la presentación. Cada una de sus controversias van más allá de la pelea –sinsentido– que ha llevado por casi 10 años con su hermano después de que la banda se separara. Un gran ejemplo son sus declaraciones sobre otros artistas o músicos, el último fue sobre Freddie Mercury, los cuales también lo han llevado a que lo señalen tanto los medios como el público en general.

Sin embargo, y a pesar de cada cosa que ha hecho de Liam un personaje único y complejo, queda su música y el recuerdo de su paso por Oasis, una de las bandas más importantes de finales del siglo XX que ha influido en nuevas generaciones de bandas y representó uno de los momentos más altos de la música inglesa. Así que sí, aunque suene a cliché, la música tiene el poder de curar y hacernos olvidar lo malo para quedarnos siempre con lo que vale la pena.