Guile parrandero: Van Damme estuvo drogado en la filmación de Street Fighter

¿Se acuerdan de esta terrible pero amada película de los 90? Cuando la euforia de Street Fighter estaba en los cielos y no nos despegábamos del SNES, llegó Steven E. de Souza para dirigir una adaptación cinematográfica en 1994 del famoso videojuego de peleas.

Este director, ha abierto el baúl de los recuerdos, pues comentó a The Guardian que Van Damme, actor que interpretó al piloto de la Armada de los Estados Unidos, “consumía 10 gramos de cocaína a la semana por aquellos tiempos y gastaba 10 mil dólares a la semana en droga“. Whaaaat?! Lo peor de todo –ay compadre, no me ayude– es que Souza comentó que inclusive le contrataron a una persona para que cuidara de él en todo momento, pero esta persona resultó ser una mala influencia. “Jean-Claude estaba tan mal que ni siquiera llegaba a las filmaciones, yo tenía que revisar el guión para buscar otra cosa qué filmar porque él no llegaba“, dijo el director.

Street Fighter
Foto: Especial

Imagínense la pesadilla para los demás actores y staff de la filmación, qué frustración. Cabe mencionar que hubo un modesto presupuesto para esta película, la cual se rodaría en 10 semanas: seis semanas en Tailandia, y cuatro en Australia en el nuevo estudio de Warner Bros. El plan de De Souza era apartar un poco del presupuesto para que los actores tomaran un entrenamiento de artes marciales, pero no contaba con la astucia de que Capcom decidió que necesitaba una gran estrella para Guile y los productores optaron por Jean-Claude Van Damme. Adiós clases de artes marciales.

Otro dato curioso; el gran Raul Julia (en paz descanse… 😔) aceptó el papel gracias a sus hijos, quienes eran grandes fanáticos de Street Fighter, pero obviamente también tenía varios ceros en sus honorarios. “Ahora tenemos un par de grandes estrellas en el elenco pero menos dinero para hacer la película”, decía De Souza.

Raul Julia en Street Fighter
Foto: IMDB

El primer asistente del director, Keith Heygat, también dijo lo difícil que era trabajar con Jean-Claude. “Era un hombre interesante, pero era extremadamente difícil trabajar con él; hay muchas historias que no puedo compartir“, mencionó. Incluso el resto de los actores recuerdan una experiencia bastante fuera del lugar con el actor. “Tenía la suite presidencial en el hotel, con un gimnasio en su habitación. A veces no aparecía en el set; y solo mandaba un mensaje que decía: ‘¡Tengo que bombear mis músculos!‘”. AOC…

Ahora que sabes un poco más de lo que pasaba en el set de filmación, podrías sacar tus propias conclusiones de por qué la película fue una blasfemia… aunque algunos podrían decir que de culto.

Comentarios