Terapia de conversión sexual: Checa el primer tráiler de ‘Boy Erased’

Basado en la idea de que la homosexualidad es una decisión y no una parte de la naturaleza sexual de los seres humanos, a mediados del siglo XX se crearon las terapias de conversión sexual en la que algunos especialistas “arreglaban” el desvío o la confusión de algunos adolescentes, sobre todo.

Esta es la base del nuevo filme de Joel Edgerton, quien no sólo se puso en la silla de director, sino también como guionista de Boy Erased. La película explora la historia real de Jared, hijo de un pastor bautista que a sus 19 años descubre que le gustan los hombres. Apegados a fuertes preceptos religiosos que niegan y rechazan la homosexualidad en todas sus formas, Jared es obligado a tomar una decisión: a asiste a un programa de conversión, o será desterrado de su familia.

El actor Lucas Hedges, conocido por su trabajo en Three Billboards Outside Ebbing Missouri, Lady Bird y Manchester By the Sea, interpreta a Jared mientras Nicole Kidman y Russell Crowe dan vida a sus papás, quienes obligan por sus creencias a que su hijo cuestione su identidad y llegue al límite. Junto a ellos aparece el mismo Edgerton como el director del programa cristiano de conversión y el cantante Troye Sivan, quien también participa en la terapia: “Diles cualquier cosa que quieran escuchar. Actúa a menos que pienses que puedes cambiar o quieras hacerlo”, le dice al protagonista.

Boy Erased le hace segunda al debut fílmico de 2015 de Edgerton, The Gift. Su nueva producción, la cual se perfila para algunos premios internacionales, es una adaptación de la novela del mismo nombre de 2016 de Garrard Conely, la cual trata cómo sus padres intentaron curar su homosexualidad como si se tratara de una enfermedad.

El tráiler está musicalizado por la canción “Revelation” de Troye Sivan con Jónsi. Esta película es la segunda de 2018 que aborda este tema en específico. La primera fue The Miseducation of Cameron Post de Desiree Akhayan protagonizada por Chloë Grace Moretz y Sasha Lane. Esta cinta se llevó el Gran Premio del Jurado en Sundance 2018 y abrió un debate sobre estas prácticas que en algunos países o comunidades donde la homosexualidad es vista como una enfermedad, son utilizadas.