¿Y ahora? ¿Por qué no sonó la alerta sísmica?

Por mala fortuna, amanecer con un susto se está volviendo parte tradicional de despertar en el Valle de México y en los estados cercanos. La cosa es que, además del posterior bolillo pa’ relajarse, lo más necesario es estar prevenidos para actuar en el momento que suene la alerta sísmica. La cosa se complica cuando se reporta que la alerta sísmica no sonó. 

Este jueves, 19 de julio, minutos después de las 8:30 de la mañana, un sismo de magnitud 5.9 con epicentro en Huajuapan de León, Oaxaca activó solamente —aproximado— el 88% de las alertas en la CDMX. ¿Por qué ocurrió eso?

En una entrevista en W Radio, Idris Rodríguez Zapata, coordinador General del C5 de la CDMX intentó explicar el porqué del misterioso silencio detrás de algunos altavoces.

Primero, él fue quien dio los datos sobre el 88% de las alertas que no se activó y después, confirmó con un dato curioso —y un poco preocupante—: la cobertura de los altavoces en la CDMX es del 77% del territorio. Por eso, según él, se “influye en la percepción de la alerta sísmica en la ciudadanía”.

Ahora ya sabemos que no se prendieron todos los altavoces y que no toda la ciudad está cubierta por el sistema, pero hay un detallito más. En febrero, tras otra alerta de sismo que no sonó en todos lados, el Sistema de Alerta Sísmica Mexicano (SASMEX) dio una explicación: “el sistema no generó señal de alerta porque la energía desarrollada durante los primeros segundos no superó los niveles de disparo preestablecidos: Efecto Moderado – Aviso Preventivo, Efecto Fuerte – Aviso Público.”

En español: el sismo no estuvo tan fuerte como para que detonara todas las alertas.

Comentarios