Deportes

Ayer empujaba su Mercedes; hoy Hamilton logra un triunfo de locura en Alemania

Ayer Lewis Hamilton se veía en la necesidad de empujar desesperadamente su monoplaza para acercarlo a la zona de pits, situación que lo dejaba fuera de la Q3 y lo ubicó en el décimo cuarto cajón en la parrilla de salida, mientras que Sebastian Vettel aseguraba la pole position y era el gran favorito para ganar el Gran Premio de Alemania.

Sin embargo, como en un cuento de hadas, Hamilton hizo un carrera espectacular y fue remontando posiciones hasta obtener la bandera a cuadros para sorpresa de propios y extraños, mientras que Vettel tuvo que abandonar la carrera a falta de 15 vueltas tras perder el control de su Ferrari, lo que obligó la presencia de la bandera amarilla.

El piloto alemán perdió el control de su auto en una zona de agua cuando lideraba la carrera y tras impactarse en el muro de contención ofreció disculpas a su escudería casi llorando.

“Es muy difícil desde esa posición, pero siempre tienes que creer. Seguí empujando, seguí creyendo y sucedió”, festejó Hamilton al final de la carrera, en la que había recibido la orden de pasar por pits, pero de último momento la orden fue cancelada tras enterarse del accidente de Vettel.

Esta maniobra fue determinante para que el británico realizará el ataque al primer sitio, siempre con el consentimiento de Botttas, quien le permitió el rebase después de la vuelta 50. El triunfo es histórico, pues ningún piloto había ganado un Gran Premio partiendo desde la posición 14.

El triunfo de Hamilton, combinado con el abandono de Vettel, que no sumó puntos, coloca al volante de Mercedes de regreso en la punta de la clasificación por pilotos con un total de 188 puntos y una ventaja de 17 puntos sobre el alemán de Ferrari.

El Gran Premio de Alemania no sólo fue motivo de celebración para Hamilton, sino para Mercedes, que hizo el 1-2 en el podio con Valtteri Bottas, mientras que el tercer sitio fue para el Ferrari de Kimi Raikkonen.

Comentarios