Ozil se retira de Alemania por culpa de una foto con el presidente turco

Mesut Ozil ha decidido retirarse de la Selección de Alemania a los 30 años de edad. La principal causa de su decisión no es la eliminación de la Selección en la fase de grupos del Mundial de Rusia 2018, sino una serie de críticas sobre una foto con el presidente de Turquía previo al arranque del torneo.

Ozil nació en Alemania, pero sus padres son turcos, por lo que para él fue normal hacerse la fotografía con el presidente Recep Tayyip Erdogan, quien busca una reelección, pero en Alemania no es bien visto por su tensa relación con la canciller teutona, Angela Merker, por lo que el hecho de ver a Ozil con el mandatario turco fue considerado como un acto de traición hacia Alemania.

Tras la imagen, Ozil fue blanco de abucheos por parte de la afición alemana cada vez que tocaba el balón, lo que fue interpretado por Ozil como una falta de respeto y hasta de racismo, por lo que decidió ponerle punto final a su carrera con la Selección, pese a que es una de las piezas fundamentales del técnico Joachim Low.

Ozil utilizó su cuenta de Twitter para hacer oficial su despedida con una carta. “En el último par de semanas he tenido tiempo para reflexionar y pensar en los acontecimientos de los últimos meses. Por lo tanto, quiero compartir mis pensamientos y sentimientos de lo que ha sucedido”.

El mediocampista explicó que no tiene interés en los temas políticos y diferencias entre Alemania y Turquía, pero “volvería a tomarme la foto”, pues para él, aquella reunión con el mandatario turco representó una forma de recordar y respetar los orígenes de sus padres.

“Soy jugador de futbol, no soy político y nuestro encuentro no era un respaldo político. De hecho, solo hablamos de lo que solemos hablar cada vez que coincidimos: de futbol. A pesar de que los medios alemanes dieron una imagen algo diferente, la verdad es que si no me hubiese reunido con el presidente, hubiese sido irrespetuoso con las raíces de mis antepasados, que sé que estarían orgullosos de dónde estoy hoy en día”, explicó.

Aquí la parte en la que renuncia a la Selección

 

“El trato que recibí de la DFB y demás me hace no querer más vestir la camiseta de la Selección Alemana. Me siento poco querido y pienso que todo lo que conseguí desde mi debut en 2009 ha sido olvidado. La gente que tiene trasfondos racistas no debería trabajar en la federación que más futbolistas de doble ascendencia tiene en el mundo. Actitudes como esta simplemente no reflejan lo que los jugadores supuestamente representan.

Con gran pesar en mi corazón, no volveré a jugar en la Selección de Alemania mientras que siga sintiendo esta falta de respeto y este sentimiento de racismo. Solía vestir la camiseta de Alemania con orgullo y emoción, pero ahora ya no. La decisión ha sido extremadamente difícil de tomar porque siempre he dado todo por mis compañeros, el cuerpo técnico y la buena gente de Alemania. Pero cuando los altos directivos de la Federación me trataron de esa forma, faltándole el respeto a mis raíces e involucrándome egoístamente en propaganda política, sentí que era suficiente. Esto no es para lo que juego al futbol, no voy a relajarme y quedarme sin hacer nada al respecto. El racismo nunca, jamás, debe ser aceptado”