Gobierno capitalino realizará pruebas con los altavoces de la alerta sísmica

Qué dijiste: “no manches, ya no vuelvo a fumar esa ma#$%&re”… aunque deberías. Pero no, las voces que escuchaste/escucharás no provienen de Dios o un duende que te ordenará incendiar todo. Simplemente se trata de las pruebas que se realizan a los altavoces de la alerta sísmica de la CDMX.

A ver si así echan el pitazo con anticipación, para no salir en calzones a la calle.

De acuerdo con El Universal, el jefe del gobierno de la CDMX, José Ramón Amieva, informó que en las próximas horas los capitalinos escucharán una voz casi celestial y probablemente verán que la gente volteará para todos lados, con cara de susto… pero no hay nada que temer: se trata de a revisión que se dará al sistema de altavoces de la alerta sísmica de la Ciudad de México.

“Ya se hizo una en la madrugada del viernes para el sábado en la madrugada a las dos de la mañana se hace “uno, dos” y se refiere que está en prueba, pero no va a ser un simulacro son pruebas de sonido. Entonces, que la población esté pendiente si perciben el sonido de alerta sísmica, porque efectivamente será alerta de que está temblando”.

Sismografo

Según indicó Amieva, la revisión de los sistemas se hará desde su origen hasta el destino de los altavoces y botones de pánico. Para esta tarea se pondrá a trabajar el Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano de la Ciudad de México (el mentado C5); en conjunto con el área de Nuevas Tecnologías de la Oficialía Mayor y de la Contraloría General. Se prevé que, para que no ocurra lo del pasado 19 de julio, cuando varios altavoces fallaron a la hora de la verdad y no emitieron la alerta sísmica, cada 15 días el C5 ofrecerá un informe sobre el mantenimiento del sistema.

“Recuerden que es un sistema integral”, pidió Amieva, en referencia a que se revisará el funcionamiento de cámaras, el sistema sonoro, el funcionamiento de los botones de pánico, así como la intensidad (en cuanto a decibeles) del sonido que hace correr la adrenalina de muchos de los capitalinos.

Comentarios