#EmergenciaNacional: Conoce a Aladin Fox y su dream pop caribeño

¿De qué depende el éxito de una banda? ¿Su ubicación, su calidad, el destino? Nadie tiene la fórmula correcta, pero lo que es cierto es que la paciencia y la constancia, son piezas claves más allá de todo.

Si bien antes los festivales de música podían ser una vía para conseguir salir de la ciudad -cualquiera que fuera-, en el 2000, el inicio de nuevas plataformas para compartir proyectos y redes sociales como MySpace cambiaron de manera trascendental la forma de consumo, lo que permitió un intercambio cultural digital que hasta hoy sigue rindiendo frutos.

Entrevista Aladin Fox

Desafortunadamente, aunque la era digital ha traído grandes ventajas para los músicos, también se volvió una barrera, pues cada vez son más peces en el mar y es difícil distinguir a una buena trucha entre tantas que existen -no es algo que no se haya comentado ya.

Entonces -y de nuevo-, ¿cómo vamos a diferenciar a esa buenas truchas? Primero, nuestros gustos hablarán por nosotros, después será nuestra sed de conocer nuevas propuestas la que deberá llevarnos por nuevos caminos para descubrir a esos proyectos que necesitamos en nuestras vidas. Todo esto es subjetivo, claro está, pero las bandas están ahí, esperando a ser escuchadas, fue así como conocimos a Aladin Fox.

Vicente Palomo, César Cervera, Jorge Alcocer y José Alberto Uc son oriundos de Chetumal, Quintana Roo, una ciudad pequeña al sur del país que, de acuerdo a Vicente, gusta más de la música guapachosa caribeña, las cumbias y el reggatón.

La historia de Aladin Fox comenzó en 2016, cuando Vicente compartió unas maquetas en Facebook que su amigo César escuchó. A partir de ahí, las cosas fluyeron.

“Me escribió y me dijo que quería que hiciéramos música. Nos pusimos de acuerdo y fue a mi casa y en un día sacamos dos canciones, que fueron parte del primer EP de la banda, Movies Night. Tres días después continuamos y de ahí partió el primer material“, contó Vicente a Sopitas.com.

Movies Night fue sólo un pretexto, fue una lluvia de ideas montada en un compilado de cinco canciones. Eran sus primeros pasos para descubrir a qué querían sonar y aunque ya se percibía un sonido muy similar al de la década de los 80 o 90, no fue sino hasta dos años más tarde que lograron pulir y definir su estilo y lo dejaron ver en un primer LP bajo el título de Dancing on the Lights.

“Nos gustan mucho esas décadas. Nos gusta sonar noventeros y ochenteros porque nos da nostalgia y eso es lo que nos gusta proyectar en las canciones”.

Para lograrlo, según cuenta Vicente, se tomaron las cosas en serio… o algo así. Se dieron a la tarea de visitar antros a los que comúnmente no irían, pero fue ahí donde la mayoría de sus historias plasmadas en Dancing on the Lights tiene lugar.

Hubo ligues de una noche, relaciones cortas, relaciones largas y conforme pasaban esas cosas cada fin de semana, era como íbamos componiendo“.

Entrevista Aladin Fox

Aladin Fox es un proyecto 100% DIY, por lo que la creación de su primer largo se volvió pesada en la parte de las mezclas, pero Vicente asegura que lo que mejor fluyó, fueron las composiciones.

Además de irse a echar unos tragos y vivir el amor entre el techno y luces de neón, las influencias de la banda tuvieron mucho que ver… aunque nunca esperamos que discreparan tanto unas de otras, pues cada integrante es un ente autónomo de gustos que van desde Playa Limbo, Ximena Sariñana, José José hasta The Smiths, The Cure, Tame Impala o Joy Division.

Como sea, parece que es esa diferencia y sus noches de fiesta lo que le dan a Aladin Fox ese toque innovador que, en conjunto con sus tintes caribeños -aunque no lo acepten- logran crear una atmósfera bañada en dream pop y new wave que suena dulce al oído.

Comentarios