Afirma el INE que no intervienen poderes políticos en sus decisiones

Tras ser acusados por Andrés Manuel López Obrador de orquestar un complot en su contra para imponer la millonaria multa a Morena, los consejeros del INE realizaron un pronunciamiento conjunto al respecto.

A nombre del Consejo General, el Consejero Presidente, Lorenzo Córdova, afirmó que el INE “nunca jugó con los tiempos de la investigación para beneficiar electoralmente a Morena”, es decir que no se aceleraron ni se retrasaron las investigaciones. 

Rechazaron también los señalamientos que indican algún tipo de intencionalidad política, en el sentido de la resolución. Aseguró que cualquier interesado del expediente de la investigación podrá constatar la imparcialidad del proceso, las conclusiones y sus tiempos.

“Quien no esté de acuerdo con la decisión del INE, venturosamente tiene el derecho de impugnar ante el Tribunal Electoral que, ante cualquier diferendo, es la última instancia de nuestro sistema electoral”, señaló.

Agregó que el INE se encuentra preparando el informe en el que sostendrán los razonamientos y conclusiones de la investigación que llevaron, a 10 de los 11 consejeros, a considerar que estaban frente a un caso que no se ajustaba a las normas de financiamiento.


Reiteró que en ninguna de las decisiones del INE intervienen poderes externos, ni políticos, ni económicos, ni sociales. “El INE reitera su disposición al diálogo dentro del marco legal, y a la respetuosa discusión de las ideas con todas las fuerzas políticas y, en particular, con quienes de manera clara han recibido el mandado de gobernarnos en los próximos años”.

¿Uso electoral o no? 

Los Consejeros del INE explican que en ningún momento se constató un uso electoral de los recursos involucrados, tal como lo plantea Morena. En otras palabras, no existe ningún elemento que cuestione los resultados de la elección del pasado 1º de julio.

Pero entonces ¿qué fue lo que encontró el INE? 

De acuerdo a la investigación que elaboró la Unidad Técnica de Fiscalización y que presentó Ciro Murayama en la sesión ordinaria del Consejo, estamos frente a “uno de los casos de análisis más complejos que le ha correspondido indagar al INE como autoridad fiscalizadora”. Ahora sí, a los datos:

El 20 de septiembre, el dirigente nacional de Morena —o sea López Obrador— informó en redes sociales que apoyaría a los damnificados por medio de un fideicomiso. Tres días después, el partido le pidió a sus funcionarios y legisladores que le cayeran con la mitad de su sueldo para nutrirlo de recursos. Para el 25 de septiembre el “Fideicomiso por los Demás” ya estaba armado en Banca Afirme con el número 73803.

Durante la investigación, se descartó que Morena utilizara financiamiento público, pero sí se encontraron otras fuertes irregularidades.

A la hora de revisar los datos, se confirmó completamente que el fideicomiso es de Morena: cuatro de las seis personas integrantes del Comité Técnico del Fideicomiso son de sus órganos de dirección o han tenido cargos de elección popular. Además, el fideicomiso está registrado en el mismo domicilio que la Sede Nacional de Morena y el 84% de los que aportaron dinero son legisladores del partido.

Ahora sí, a las irregularidades. Entre septiembre y mayo de este año, ingresaron 78.8 millones de pesos. De ese dinero, el 56% de los recursos fueron en efectivo, algo que estaba prohibido desde que se organizó el fideicomiso, pero de todas formas fueron “asignados”. De acuerdo a Ciro Murayama, “hicieron suyo ese dinero de origen desconocido y dispusieron de él”.


Si quieren enterarse de las irregularidades en el modus operandi del fideicomiso, de acuerdo con el INE, pásenle por aquí.