¡Qué delicados! La Casa Blanca suspende a reportera por hacerle preguntas “inapropiadas” a Trump

Este jueves, la cadena de televisión CNN se le fue a la yugular a la Casa Blanca y al equipo de prensa del presidente de Estados Unidos. ¿La razón? Parece que la reportera Kaitlin Collins hizo preguntas “inapropiadas” que no le gustaron a Donald Trump y terminaron negándole la entrada a las conferencias de prensa. Ni aguantan nada. 

Las relaciones entre CNN y Donal Trún nunca han sido muy amables, por así decirlo. El presidente de Estados Unidos no ha dudado en llamarlos “fake news” en repetidas, muy repetidas —pero muy ocasiones y la cobertura de la cadena no acostumbra echarle muchas flores. Sin embargo, este caso es tan severo que ya superó las filias partidistas gabachas: hasta Fox News salió a defender a Collins.

En la tarde del miércoles, durante la reunión entre Trump y Jean-Claude Juncker, el presidente de la Comisión Europea,  Kaitlin Collins estaba en la Oficina Oval como corresponsal representante de todas las cadenas de televisión. En Estados Unidos acostumbran hacerle así para no llenar demasiado la sala y ese día era el turno de CNN.

A la hora de las preguntas, Collins no se anduvo con rodeos: le preguntó a Trump sobre una grabación de audio donde supuestamente le está confirmando a su abogado que le pagará una módica candtidad a una exmodelo de Playboy para que cierre el pico sobre sus encuentros sexuales. También, le preguntó al presidente sobre su amigable relación con Vladimir Putin.

“Muchas gracias a todos”, fue la única respuesta que recibió por parte del mandatario.

Al terminar el eventito en la Oficina Oval, la Casa Blanca anunció una conferencia más en forma. “Abierta para toda la prensa”, decían.

Unos minutos más tarde, citaron a Kaitlin Collins para una reunión con Sarah Sanders —la conocida secretaria de prensa—  y Bill Shine, del departamento de Comunicación. Ahí, le informaron que la des-invitarían de la conferencia de prensa, que sus preguntas habían sido “inapropiadas” para el evento y la acusaron de gritarle al presidente.

La Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca está compuesta de todos los medios y periodistas que cubren al presidente, sin importar si cojean de la pierna derecha o de la izquierda. Sin embargo, dejaron atrás sus diferencias ideológicas para sacar un fuerte comunicado condenando las acciones. “Condenamos con fuerza la decisión equivocada e inapropiada de la Casa Blanca de impedir el acceso de uno de nuestros trabajadores a una conferencia de prensa abierta luego de que ella realizara preguntas que no gustaron”, se lee en su declaración.

Otros medios se unieron al reclamo calificando la medida de “inapropiada, errónea y —ouch— pusilánime”. El Washington Post decía que estas acciones “no tienen precedentes”. Hasta Fox News dijo que “apoyaban con solidaridad a CNN por el derecho de acceso total a los periodistas”. 

Mientras tanto, a pesar de las críticas, la Casa Blanca se mantuvo firme en su decisión. A través de las respuestas de Sarah Sanders, confirmaron que le habían negado el acceso. La diferencia, es que, para ellos, Collins “gritaba sus preguntas y se negaba a retirarse de la sala”. Eso sí, cerraron el comunicado con un muy bonito: “Estamos comprometidos con la libertad de prensa”.

Comentarios