Probamos exhaustivamente el Google Home y esto fue lo que pasó

No, no es el trailer de la precuela de Her, es la modernidad tocando la puerta ¡y abriéndola! Artículos inteligentes (cof, cof… Google Home) se han hecho presentes desde hace ya más de una década, y la manera en la que no solamente han evolucionado sino que también se han hecho al acceso popular, es monumental.

Hoy ya no contamos con solo una opción para conectarnos con el mundo; tenemos muchas, y todas -aparentemente- tienen su propio beneficio, ese detalle que les distingue del resto de la competencia y que generalmente ayudan con la interconectividad de otros objetos inteligentes. Pero bueno, hablemos claro hoy de algo: el Asistente Inteligente de Google, Google Home.

Probamos la ‘ayuda manos libres’ que el gigante del internet y la innovación tecnológica sacó al mercado el pasado mes en México, y lo hicimos partiendo de una pregunta apegada al mercado latino: ¿qué tanto puede hacer por mí, un Asistente Inteligente, en mis tareas del hogar? y nuestras conclusiones fueron las siguientes:

Empecemos por el inicio: ¿qué es?

Como su nombre lo indica, es un artículo destinado a apoyarte en tu día a día en el hogar. Por el momento, en México solo se encuentra disponible en su versión ‘Mini’ y en su página, Google lo presenta como “ayuda manos libres en todo el hogar”, pero ok, ok, yendo al grano es una bocina que tiene el asistente de google integrado.

Sopitas-unboxing-google-home-mini-01

¿Y para qué sirve?

Volvemos a la descripción que nos ofrece Google en su página: sirve para planificar tu día, ayudarte a recordar cosas y llevar tu agenda. También te puede poner música; si tienes una Smart TV, la puedes conectar para que ponga tus programas favoritos (de Netflix), aunque tiene limitaciones bastante grandes que seguramente mejorarán en las siguientes versiones.

¿Cómo funciona?

Al inicio, es la cosa más extraña del mundo estarle hablando a un objeto inanimado, que necesita estar conectado para responderte, pero sorprendentemente -y después de pasar una tarde probándole, si lo desconectas, después de un rato como que le extrañas. Google Home se configura y controla por medio de una app, lo que significa que de entrada necesitar tener un smartphone o una tablet. Una vez descargando la app, conectas las demás apps compatibles con el asistente: Spotify, Netflix, YouTube, etc. El proceso es algo así como comprar un nuevo teléfono y descargar o configurar tus cuentas para que quede igual que tu teléfono anterior. Al haber configurado tus demás apps, le estás dando acceso a Google Home para reconocer tus playlists, por ejemplo, y entonces reproducir lo que estabas escuchando por última vez, o seguir indicaciones nuevas por medio de búsquedas basadas en tus escuchas anteriores.

Sopitas-unboxing-google-home-mini-02

¿Y realmente funciona?

La neta, tiene muchas limitaciones. Por ejemplo, es un poco ‘quisquillosa’ con cómo des los comandos (obviamente no es una persona y está programada de cierta manera para ejecutar acciones específicas), entonces uno de los primeros retos con los que nos enfrentamos fue encontrar la combinación correcta de palabras para reproducir un video en YouTube: debes saber muy específicamente cómo se llama el video que intentas reproducir.

En resumen…

Si no tienes más artículos inteligentes en casa, se queda muy corta la experiencia de la promesa de hacer ‘tu casa inteligente. Si tienes problemas para recordar cosas -como sacar la ropa de la lavadora, marcarle a alguien o hacer citas para un futuro, podría funcionarte, pero siempre y cuando no le desconectes, ya que en algunas ocasiones ‘se le olvidaban’ los recordatorios que habíamos pedido guardar previamente.

¿Quieres hacer una compra super rápida? No, no puede comprar cosas.

¿Quieres pedir algo a domicilio? Nop, tampoco puede hacer eso.

¿Quieres escuchar noticias al llegar en la noche a casa? Sí, eso sí lo puede hacer, solo que gracias a que depende de otras fuentes para hacerlo, no siempre están actualizadas.

Así que el futuro se ve brillante y no podemos esperar para saber con qué cosas nos sorprenderá Google en unos poquitos añitos, pero hoy la promesa de que todo pueda funcionar en tu casa por un comando de voz puede que no sea lo más seguro para un hogar mexicano.