Rankeamos todas las películas de ‘Misión: Imposible’ de la peor a la mejor

Es la semana de estreno de Mission Imposible Fallout, o Repercusión, como se llama en español, así que volvimos a ver el resto de la serie para saber qué lugar ocupa la sexta entrega dentro de la saga. Spoiler: un lugar muy alto.

Empecemos de la peor a la mejor:

6. Misión Imposible II

Hay tantas cosas que están mal con esta película que básicamente estuvo a punto de arruinar la serie. Primero, el tema musical. Sí, era el año 2000, ¿pero por qué Limp Bizkit?

Ugh. Y ese no fue el único desastre que ocurrió por una canción conectada a la película. Metallica grabó “I Disappear” para el soundtrack, y cuando una versión no terminada se filtró por Napster, Lars Ulrich enloqueció e hizo todo en su poder por tumbar al gigante del intercambio de archivos. Y lo logró.

Pero volviendo a la película, el estilo visual de John Woo, el director, ha envejecido tan mal que preferimos sacarnos los ojos que volver a ver una secuencia en cámara superlenta de una mujer bailando flamenco o de palomas volando mientras unos maleantes le tiran balazos a Tom Cruise. En esa época, los productores creían que podían convertir a Ethan Hunt en el nuevo James Bond, así que le dieron un interés amoroso fugaz, una dosis de misoginia y el poder para matar al malo de una patada.

Por ahí también aparece Anthony Hopkins diciendo cosas machistas solo para recordarnos qué clase de película es esta. Las persecuciones no tienen sentido y sólo están ahí para que los autos luzcan y la acción nunca mejora. Si hubiera sido toda la película la primera secuencia en el desierto de Utah, sería una mejor Misión: Imposible que la que nos dieron.

Foto: Misión Imposible 2

5. Misión Imposible 3

Afortunadamente, sólo hay una película mala en toda esta serie. Se tardaron seis años en producir una nueva, pero el brinco es tremendo. Aquí, Ethan Hunt se convierte verdaderamente en un personaje único (ayuda que está casado y sus prioridades son otras) y deja atrás cualquier relación con Bond o Bourne. Aquí, el equipo es lo más importante, y el resultado es buenísimo.

La dirección de JJ Abrams es más que adecuada, y el guión, lleno de intriga, de traiciones, de locaciones increíbles y de stunts bien planeados. Ayuda también que Phillip Seymour Hoffman es el malo, y por cierto uno muy malo, y que las cosas no siempre le salen bien a Ethan, quien es el mejor agente cuando tiene que improvisar. Y como último plus, la muerte de Keri Russell es espectacular (está en el minuto 4:15 de el video)

4. Misión Imposible

La película original de 1996 tiene un par de las escenas más emblemáticas del cine de acción de los 90 y de los artilugios que se siguen utilizando en películas de espías a la fecha. ¿Recuerdan la lista NOC, esa que contenía los nombres de todos los agentes del IMF y que Hunt tiene que conseguir para descubrir quién es el traidor? Básicamente, todas las subsecuentes películas de M:I tienen una versión de la lista NOC, sólo que ahora no está en un disket, sino en un USB. Lo que no tienen es esta secuencia maravillosa:

El director de la primera cinta de M:I es Brian De Palma, famoso por Carrie, Scarface, Carlito’s Way y The Black Dahlia, así que de pronto se siente la influencia de Film Noir en los ángulos de cámara contrapicados muy cerca de los rostros de los protagonistas y en los intercambios entre los “buenos” y los “malos”. La película es en estándar muy alto para las subsecuentes, no sólo de Misión: Imposible, sino del género de espionaje en general.

3. Misión Imposible: Protocolo Fantasma

Las escenas de esta película elevaron el estatus de Tom Cruise como un verdadero héroe de acción. Cuando te enteras de que él hace todos los stunts y que no utiliza dobles (algo que ha hecho muchas veces antes, pero que aquí es un punto muy notorio), no te queda más que decir “wow”.

Brad Bird, director de los Increíbles y del Gigante de Hierro hizo un grandísimo trabajo en su primera película live action de gran presupuesto, y lleva todo el concepto del IMF hasta un punto casi caricaturesco, pero que no cae en lo absurdo, sino que se queda en lo asombroso por original y osado. Sí, el mundo está en peligro, pero no hay un momento de la película que no sea terriblemente divertido y que incluso, haga un poco de burla a su propia mitología.

Y, claro, está la escena de Ethan Hunt escalando el Bruj Khalifa.

2. Misión Imposible: Rogue Nation

A estas alturas, tener una quinta película en una franquicia de acción es un lujo. Pero que sea la mejor de la franquicia hasta ese momento de 2016 en el que vimos a Tom Cruise colgado de un avión, eso es algo sin precedentes. La idea de que Cruise hizo sus propios stunts otra vez fue lo que más se vendió, pero Rogue Nation es mucho más que secuencias de acción. Es un guión brillante, lleno de giros, de engaños y de tretas que no veíamos venir. Bueno, está bien, sí, las secuencias de acción son lo mejor.

Y son tantas que es difícil escoger una favorita. Tal vez es esa primera en la que Benji tiene que abrir la puerta de un avión ucraniano y deja a Ethan colgado un buen rato, o el asesinato en la Ópera de Viena, o la persecución, primero en auto, después en moto, en Marruecos. O el salto a la bóveda subacuática. O el secuestro del Primer Ministro inglés.

Como película de espías y de acción, es difícil pensar en una película mejor que Rogue Nation…

1. Misión Imposible Fallout

…Hasta que vimos Fallout. La sexta película de M:I es la primera que tiene en realidad una continuación en la historia, y puede verse como la secuela directa de Rogue Nation. Christopher McQuarrie regresa a dirigir y a escribir el guión, y lo que hace con la acción es llevarla a otro nivel.

Lo que en Rogue Nation se hacía con un bisturí, aquí se hace con un martillo gigante (sí, es una cita directa de la película), y cambian las sutilezas del espionaje por un puñetazo en la cara. La historia es complicada, y cada una de las piezas parece estar tratando de traicionar a las otras, así que tenemos una buena dosis de intriga, pero lo que lleva a esta película a otro nivel es que Tom Cruise nunca había tenido un contrapeso como Henry Cavill.

Sus personajes chocan en casi todo, y hacen que las posibilidades se abran a nuevas formas de impresionar. Las peleas cuerpo a cuerpo siempre habían sido muy coreografiadas, y aquí son brutales. Agréguenle un grado de dificultad extra en el que Tom Cruise aprendió a volar un helicóptero para hacer esta película y el resultado es fenomenal. Es también la mejor calificada por la crítica (en Rotten Tomatoes tiene 98% de frescura en el momento en que escribimos esto), así que solamente nos queda pedirle a Tom Cruise que no se retire nunca, porque queremos ver más Misiones Imposibles.

Comentarios