Entretenimiento

10 juguetes de Mattel que todos deseamos y nunca tuvimos

Mattel anunció recientemente el cierre de sus plantas en México, además, debido a una caída financiera durante el segundo trimestre del año, tomaron la decisión de despedir a dos mil 200 personas a nivel global, lo que representa a un 22 por ciento de su plantilla.

La noticia causó revuelo debido a que Mattel es la empresa de juguetes número uno en el mundo. Dentro de esta compañía se crearon productos como la famosa muñeca Barbie y las aclamadas pistas y carritos de Hot Wheels.

¡Digamos adiós! Mattel cierra sus fábricas en México

Para hacer un repaso de la importancia de Mattel en la vida de todo niño, hicimos una lista de todos aquellos juguetes que alguna vez deseamos… y nunca llegaron (claramente la mayoría se dividen entre Barbies y Hot Wheels):

1.- La Mansión de Barbie

Era lujosa y parecía de ensueño creer que, si no podías llegar a tener una casa parecida en la vida real, al menos podrías pasar tus horas imaginando cómo sería tu vida a través de una muñeca Barbie.

La casa lo tenía todo. Varias habitaciones, una cama muy grande (en la que de todas maneras no cabía Barbie).

Juguetes Mattel

2.- Hot Wheels Autolavado

Por alguna extraña razón, lo que sea que pudieras hacer con tu colección de carritos Hot Wheels sería bienvenido, por ello, la idea de tener tu propia estación de autolavado era más que grandiosa… ¡Podías ponerles jabón a tus carritos!

3.- Convertible de Barbie

En la actualidad, la gama de autos que posee Barbie es ya casi infinita y absurda… ¡Y no puedes negar que quisiste cuantos carros pudiste! Eran rosas, estaban de moda y podías imaginarte montada dentro del auto viajando con tus amigas.

10 juguetes de Mattel que todos deseamos y nunca tuvimos

4.- Pista del Terro Hot Wheels

¡Wow! Una pista de ensueño para cualquier niño amante de los carritos y las películas de miedo -aunque te las prohibiera tu mamá.

Con esta pista, podías aumentar la velocidad de los carros para que pudieran enfrentarse al “salto de la víbora”, donde el auto volaba sobre un tramo sin pista.

¡Ya digan quién todavía lo tiene!

5.- Carroza de Barbie

Incluía un hermoso caballo con un suave cabello que podías peinar. La magia de Barbie era que podías imaginarla en cualquier escenario, ya fuera uno cercano a la vida real o en otro que fuera como un cuento de hadas.

10 juguetes de Mattel que todos deseamos y nunca tuvimos

6.- Uno

El legendario juego de cartas-destroza-familias UNO, se convirtió en quizá, uno de los mejores juegos de mesa de la historia. El juego consistía en colocar cartas del mismo color o número sobre otras que se iban tirando a la mesa, la idea era que el primero que quedara sin cartas ganaba… pero no todo era tan fácil. Lo que hacía que todos terminaran en batallas campales eran cartas como las de +4, con las que hacías que tu compañero que estaba a punto de ganar, perdiera la cabeza.

7.- Power Wheels

Navidad, Reyes Magos, cumpleaños y hasta días santos eran los pretextos perfectos para pedir siempre un carro en el que pudieras montarte. Lamentablemente, al no ser nada baratos, estos carros de tamaño “real” eran casi exclusivos para tus amigos adinerados… y tú debías conformarte con ir a rentar uno a la Alameda.

8.- Polly Pockets

¿Te acuerdas de estos juguetes? Dentro de un estuche venía desde una habitación hasta una ciudad miniatura. Las muñecas eran también muy pequeñitas (por lo que tu mamá siempre cuidaba de que no fueras a ahogarte). Lo mejor de todo era que podías llevar tu estuche a cualquier lado… pero corrías el riesgo de perder alguno de los accesorios.

9.- Carro control remoto

Si tu colección de carritos no era suficiente, Mattel remató y trajo los carros control remoto, con los que ya no había pretextos para no completar tu estante lleno de autos. Había desde los más básicos hasta los todo terreno.

10.- Barbie tamaño real

¿Qué era mejor que una Barbie? Exacto, una Barbie de tu tamaño. Podías peinarla, platicar con ella, y hacerla tu mejor amiga por siempre -hasta que encontraras verdaderas.

Sin duda Mattel formó parte de los mejores días de cualquier niño.

Notas relacionadas:

Comentarios