Klopp se le va con todo al “despiadado” Sergio Ramos por lesionar a Salah

Han pasado casi dos meses desde que se jugó la Final de la Champions League entre Liverpool y Real Madrid y el técnico de los Reds, Jurgen Klopp, aún no puede olvidarse de la lesión que el provocó Sergio Ramos a Mohamed Salah, la cual estuvo cerca de dejar al egipcio sin Mundial.

Antes de finalizar el primer tiempo, Ramos tomó el brazo de Salah y con una especia de llave de lucha libre lo llevó al césped, pero ahora quien se le fue con todo a Ramos fue Klopp, quien calificó el acto del defensa merengue como “despiadado y brutal”.

Si lo vuelves a ver y no eres del Real Madrid piensas que es despiadado y brutal. Si juntas todas las acciones de Ramos, y he visto futbol desde que tenía cinco años, verás que pasan muchas cosas con Ramos. Creo que en una situación como la de Ramos con Salah alguien necesita juzgarla mejor”, indicó el alemán, quien jugará un partido amistoso el próximo 7 de septiembre en la despedida del portero Roman Weidenfeller.

 

Klopp manifestó su deseo para que actuaciones de Ramos, quien además dio un codazo al portero Loris Karius, a quien le habría provocado un conmoción cerebral, sean castigadas con la implementación del VAR.

“No estoy seguro si será algo que volvamos a ver: darle un codazo al portero, derribar a un rival como un luchador en el centro del campo y luego ganar el partido”, dijo.

Para rematar a Ramos, Klopp recordó los comentarios que el español hizo después del partido como “el portero dice que estaba conmocionado por un choque conmigo. Sólo falta que Firmino diga que estaba resfriado porque le cayó una gota de sudor mía”, lo que el alemán reprobó, además recordó que el año pasado Sergio exageró un contacto con Juan Cuadrado, quien fue expulsado en la final del 2017.

“Ramos dijo muchas cosas que no me gustaron. Como persona, no me gustaron sus reacciones. En la final del año anterior contra la Juventus, fue responsable de la tarjeta roja para Cuadrado. Lo tocó un poco e hizo un gran acto de eso. Nadie habló de eso después. La gente dirá que soy débil o un mal perdedor, pero no lo soy”, comentó.