Una batalla ganada: ONU reconoce violaciones a DH en el caso de Lydia Cacho

Se trata de una batalla ganada por México en defensa de la libertad de expresión, así lo ha definido Lydia Cacho, quien después de publicar “Los demonios del Edén” se enfrentó al acoso del sistema político-judicial mexicano y ahora ve recompensado su ejercicio como periodista con la resolución del Comité de Derechos Humanos de la ONU para que el gobierno de EPN, finalmente, trabaje por la justicia en el caso de Lydia.

Y es que esta resolución no es una cosa menor. En Así Las Cosas, la periodista explicó que la importancia del dictamen de Naciones Unidas radica en varios puntos:

  • Es el primer caso de este tipo que el Comité de Derechos Humanos de la ONU recibe —es decir, el primer caso mexicano sobre la libertad de expresión, denuncias de tortura y acoso—.

  • Se le reconoce a Lydia Cacho que el proceso judicial en su contra, a partir de la publicación de “Los demonios del Edén”, su ejercicio como periodista y su género incidieron para que el gobierno actuara penalmente en su contra.

  • Constituye un precedente judicial para nuestro país —considerado en 2017 como el país sin guerra más peligroso para ejercer el periodismo—.

Y como explicó Lydia, su victoria no es para menos. La resolución no fue sólo para ella, sino para un país que está ávido de justicia.

El caso de Lydia en la ONU

Después de 13 años de llevar siete litigios y ganarlos todos, haber recibido en este momento el comunicado de Ginebra fue una sorpresa, porque te vas acostumbrado a la lentitud de la justicia” —Lydia Cacho.

En entrevista con Gabriela Warkentin, Lydia Cacho fue concisa: la resolución de la ONU vincula al gobierno de Enrique Peña Nieto a que tome acciones con respecto al proceso judicial al que ella fue sometida.

Proceso en el que la periodista mexicana denunció tortura y la incidencia de los gobiernos de Vicente FoxFelipe Calderón y Enrique Peña Nieto para encubrir a los personajes relacionados con su investigación “Los demonios del Edén”.

Sin embargo, en 2014, la periodista y Artículo 19 decidieron presentar este caso ante el Comité de la ONU, en Ginebra Suiza.

La denuncia fue clara:

Lydia Cacho había sufrido violaciones a sus derechos humanos, en 2005, cuando fue detenida en Quintana Roo por el supuesto delito de difamación y calumnia contra Kamel Nacif, empresario textilero, tras la investigación de “Los demonios…”

Denuncia de una red de pornografía infantil en México

En nuestro país la idea sobre “la impartición de justicia es lejana” debe ser erradicada. La autocensura o pensar que si armas una investigación que afecte a la élite del poder es tu sentencia a ser perseguido o perseguida por el gobierno, también debe ser eliminada.

O al menos, que no sea costumbre.

En su objetivo por denunciar —en una investigación sustentada con datos duros y testimonios—, la red de pornografía y prostitución infantil en México, desencadenó el acoso contra Lydia.

En su investigación revelaba los nombres de los protagonistas de esta red, como Jean Succar Kuri, empresario mexicano que fue condenado a 112 años de prisión por pornografía infantil y abuso sexual, Kamel Nacif como los protagonistas de esta red de prostitución —cobijada por las autoridades estatales, Mario Marín el “Gober precioso, entonces gobernador de Puebla—.

Sin embargo, la entrega de este trabajo puso el acento en el tema, reveló las redes de poder vinculadas y consiguió que Succar Kuri fuera sentenciado.

Ahora, el reconocimiento de la ONU obliga al gobierno de EPN a no olvidar el proceso —realizando una investigación imparcial sobre el proceso penal, juzgue a los responsables y compense a la periodista—, en una demanda que también es la demanda de cientos de periodistas mexicanos y mexicanas.

Estamos hablando de:

Lydia Cacho ONU

Notas relacionadas:

Comentarios