Metro de Viena vs malos olores: reparte desodorantes y prohíbe comer alimentos

Pffff… por suerte en México no necesitamos este tipo de iniciativas, y no por faltos de sudor, sino porque la mayoría de los usuarios del Metro expelen olores que fácilmente se confunden con fragancias que provocan éxtasis. Así, ¿pa’qué un desodorante?

Si al momento de leer esto se encuentran encerrados en un atascado vagón del Metro y tienen el sobaco peludo del compañero de a lado justo en la cara, quizás estarán muy a favor de que esta iniciativa se implemente en nuestro país: dado que los últimos días han sido por demás calurosos, la empresa responsable de la U6 del Metro decidió repartir un total de 14 mil desodorantes entre los usuarios… todos se agotaron en sólo un día, señala El País.

¿Sólo en esa línea? Pues sí, lo cual no implica que los usuarios de ella sean los que peor huelen, sino que están más expuestos a las altas temperaturas de la región, dado que las vías de la línea U6 tienen parte de su recorrido en exteriores… y esto implica que los convoyes se calienten más. A esto, súmenle que muchos de los trenes de esta línea son antiguos, lo que impide instalar sistemas de climatización. Es simplemente “hacernos más conscientes de los malos olores”, aclaró el portavoz de la empresa, Daniel Amman.

Propaganda de Metro de Viena
Foto: @wienerlinien

Los hornazos son asunto de preocupación para la gente en Viena. No sólo los provocados por la peligrosa combinación calor-encierro-multitud, sino también por aquellos fulanos que gustan de comprarse sus gorditas de chicharrón con harta cebolla y meterse al vagón en hora pico… y con 35 grados afuera. Pero bueno, esto no pasará en Austria, ya que las autoridades han determinado que a partir de septiembre la gente ya no podrá ingresar al Metro  con alimentos olorosos. “A muchos pasajeros del metro les incomodan los fuertes olores”, justifica la empresa Wiener Linien.

Lo anterior no es capricho de la empresa: es petición de muchos de los usuarios. “Una y otra vez, los pasajeros del U6 expresaron el deseo de prohibir el consumo de alimentos olorosos como leberkäse (un embutido que usualmente se come a manera de sangüichito), pizza y kebabs”, así que para una convivencia más agradable en los trenes…pues todos esos alimentos los usuarios se los deberán de engullir antes de entrar al transporte. “El viaje en el Metro demora, en promedio, unos 10 minutos, por lo que era razonable pasar unos pocos minutos sin comida”.

Estamos hablando de:

Metro Viena