Ni Ricky Ricón…Conoce al joven más rico del mundo

Gustav Magnar Witzøe, tiene 25 años, es el rey el salmón y también es el joven más rico del mundo, dueño de las versiones nórdicas de Snapchat y Airbnb y el 49% de las acciones de SalMar ASA, una de las compañías productoras de salmón más grandes del mundo, acumula una fortuna de dos billones, 800 millones de dólares, mucho más que Cristiano Ronaldo, Beyoncé y la hermana menor de las Karsasian, Kylie Jenner.

Sin embargo, el hombre originario de Noruega, prefiere vivir apartado de las portadas de revistas y el mundo de la farándula. Lo suyo, lo suyo, es Instagram, donde con apenas 80 publicaciones ya rebasa los 62 mil 800 seguidores, quienes no pierden la oportunidad de alagar al  joven más rico del mundo por sus notables cualidades físicas.

Instagran

Y es esa misma razón, por la que anhela convertirse en modelo, un capricho que se pudo comprar, en mayo de este año, Magna se asoció con el artista Jan Thomas y el líder de la agencia ‘Team Models’ Alexander Nordheim, con el fin comenzar a trazar su carrera en el mundo de la moda y congregar marcas que busquen un perfil similar al suyo, con la condición de llevar un mensaje  pro LGBT.

“Si alguien me llama gay no lo percibo como una degradación. La sexualidad (hetero u homosexual) es algo que eres, no que eliges… No hay nada de malo en esto”, respondió enfático al periódico Dagbladet, defendiendo a la comunidad LGBTTIIQ.

En los últimos años, también ha invertido en startups como Gobiand, el  Snapchat noruego y Keybulter, una app, muy parecida a Air B&B. Pero la raíz de su fortuna con diez ceros proviene de las acciones de SalMar, un regalo de graduación, por parte de su padre, quien la fundó en 1991.

Conoce al joven más rico del mundo
Instagram

Aún así, su vida no ha sido fácil y en el pasado, cometió un par de errores que le costaron caro. Hace cinco años, tuvo que admitir frente a los medios que pasó dos años de su vida en prisión, por exceso de velocidad. Algo que no le orgullece, hizo correr su Porche negro a más de 116 km/h en una calle donde el tope de velocidad es a 60 kilómetros.

Pero el tiempo ha pasado y al igual que todos, ha cambiado.  Su peor pesadilla es que lo no quiere que lo vean solo como “un niño rico”. De hecho, tiene muy claro que necesita ser humilde para continuar con el legado de sus padres. “Soy un chico normal que quiere mantener los pies en la tierra. Tengo una relación bastante normal con el dinero”, declaró para una revista hace unos meses.

En el Instagram del joven más rico del mundo,  se puede apreciar que al magnate le gusta viajar, conocer el mundo con sus amigos, fumar puros, ama a su perro y se declara fan de Kiefer Sutherland.