Lollapalooza día 3: Vampire Weekend tocó tres veces “A-Punk”; The Weeknd: WOW

Se acabó el tercer día de Lollapalooza y si el jueves y viernes estuvo lleno, hoy no tienen idea de lo atascado que estaba. Desde las 2pm el Grant Park ya estaba a reventar y nisiquiera se podía caminar libremente de un escenario a otro, y es que hoy fue uno de los días más prometedores en cuanto a line-up; Vampire Weeknd, St. Vincent, LL COOL J, Dua Lipa, Logic, Zedd (calma, a la chaviza le gusta mucho, no imaginas cuánto llenó) y por si fuera poco y para cerrar con broche de oro… The Weeknd.

Muchas personas se quejaron que pusieran a Vampire Weeknd en el mismo horario que el ahora ex-novio de Selena Gomez, de hecho hasta el mismo Ezra, dijo “apesta que tengamos que tocar a la misma hora que The Weeknd”, cuando estaban cerrando el escenario Bud Light, justo después de St. Vincent; muchos afirmaban que la headliner debía ser la misma St. Vincent, ya que aparte de su disco nuevo, tiene un catálogo lo suficientemente fuerte como para cerrar un escenario, y Vampire Weeknd no lanzan nada desde el 2013, pero les tenemos buenas noticias. Sigue leyendo, GGG.

 


¡Sigue acá el último día de Lollapalooza con el streaming en vivo!


Acá algunas bandas que nos gustaron del día 3 de Lollapalooza

Pale Waves

Este conjunto australiano de synth-pop tuvo un debut magnífico en Lollapalooza. Imagina qué tan bien lo hacen, que solo tienen un EP (Eighteen) en toda su gótica existencia, y los está llevando a todos lados. Ojo con su disco que sale en agosto. Esta banda de Manchester, formada apenas hace 4 años, es una combinación perfecta entre el lado cursi/meloso con algo muy darks, diría La Elvira.

Canciones de angustia y supervivencia que al mismo tiempo hicieorn bailar a todos los góticos y oscuros corazones de Lollapalooza. Decir que tienen un toque de HAIM sería arriesgado pero un poco cierto. Por cierto, van a tocar en el Corona Capital 2018, neta, neta, neta, es una banda imperdible, es más, toma, vételas aprendiendo.

Pale Waves en Lollapalooza
Foto: Candice Lawler
Pale Waves en Lollapalooza
Foto: Candice Lawler

Zomboy

No podíamos escribir 3 días seguidos de Lollapalooza sin darnos una vuelta por el escenario de música bien atascadota Perry, lugar asignado para que Dillon Francis, Ghastly, Zedd, Alan Walker, y demás crew de música electrónica hicieran de las suyas.

Hablemos de Zomboy. Joshua Mellody Jenkins es el productor, amo y señor detrás de este dubstep tan pesado y malote. Este australiano sabe muy bien lo que hace, pues desde hace unos años ha venido haciendo cosas bien intersantes y distintas en este mundo del ‘ddddrop the bass’, pues ha sabido combinar perfecta y sutilmente géneros como moomba, dubstep, y hasta house. Y aunque ya se está ‘afresando’ –o al menos así pareció su set en Lollapalooza– no le resta mérito a todo lo que ha hecho. Claro que sí cómo de que no, tiene su colaboración con Skrillex.

Su set estuvo bien, cumplidor, pero no espectacular. Obviamente los ‘chavitos letsgetwaisted’ se la pasaron bomba, pero más de uno íbamos a ver qué ofrecía de nuevo sobre el escenario, y la sorpresa fue que sonó, en ocasiones, a más de lo mismo. Tocó mucho del ‘new wave’ y mucho ‘trap de moda’, para dejar un poco resagado todo lo que les presumimos en el párrafo anterior. Pero bien, en general bien.

Zomboy en Lollapalooza
Foto: Roger ho
Zomboy en Lollapalooza
Foto: Roger Ho

St. Vincent

Como lo dijimos al inicio de esta nota, con tremendo potencial, siendo uno de los estandartes más fuertes de las mujeres en la música alternativa, y con nuevo disco, probablemente ella debió haber cerrado el escenario Bud Light. Y ya entrando en tema de su presentación en Lollapalooza, fue algo increíble, tan increíble como sus solos y su perfección en la guitarra.

Annie Clark trajo a la banda de ‘enmascarados’ completita, quienes acompañaron a la artista estadunidense en el escenario. Mucho mood alienígena, y sensuales guitarras llamaron mucho la atención en el performance de St. Vincent, pero no más que su actitud de diosa a la hora de tocar. Clark salió sonriente desde el principio, la triste noticia fue que el poder de convocatoria no fue el deseado, pero el poder con el que salió jamás se vio minimizado.

St. Vincent en Lollapalooza
Foto: Charles Reagan

“Fear The Future”, “Slow Disco”, “Masseduction”, fueron algunas de las rolas que tocó. Importante mencionar que cerró con “New York” y se la dedicó a su amigo David Bowie, que en paz descanse, momento bastante emotivo.

Su ejecución es espectacular, si tienes chance de lanzarte al Coordenada (Guadalajara) o al Live Out (Monterrey) no dudes en lanzarte a ver a St. Vincent, todos debemos ver a Annie Clark en vivo aunque sea una vez en la vida, es un deleite total, y si se pueden más veces, pues qué mejor.

St. Vincent en Lollapalooza
Foto: Charles Reagan

Dua Lipa

¡Y hágase la luz! Pero… qué-le-pasó-a Dua Lipa. Por fin despertó, ya no vimos a una modelo con micrófono, ahora sí vimos a una verdadera artista. Cantando y bailando de un lado a otro sin el menor temor a despeinarse, cautivó a todo el público, y vaya que su escenario estaba bastante lleno. ¿Se acuerdan de esa Dua Lipa sin chiste que vimos en la final de La Champions? Bueno, eso quedó atrás. Si la viste en el Corona Capital déjanos decirte que en Lollapalooza 2018 llevó su show más allá. Coreografías ejecutadas a la perfección, muchísima interacción con el público, y una condición física impresionante, fue lo que demostró la londinense de 22 años sobre el escenario.

Dua Lipa en Lollapalooza
Foto: Candice Lawler
Dua Lipa en Lollapalooza
Foto: Candice Lawler

Vampire Weekend

Así como lo leíste en el título. Ezra y compañía no tocaron 1, ni 2 veces “A-Punk”, si no tres veces, y la gente, cero se quejó, al contrario. Sin embargo, la mejor noticia que pasó por acá, es que la banda confirmó que su nuevo disco está listo… ¡por fin! Después de 5 largos años de espera, al parecer tendremos música nueva por parte de la banda niuyorquina. Antes de tocar la canción final del set, Ezra Koenig anunció que el nuevo álbum de la banda estaba listo y en proceso de masterización. Tocaron rolas como “A-Punk”, (claro está), “Unbelievers”, “New Dorp. New York”, “Holiday”, poniendo a bailar a todos, la cosa es que justo como lo dijo Ezra “apesta que estemos en el mismo horario que The Weeknd”, pero al final el show fue grandioso. Ojalá vengan pronto a México.

 

The Weeknd

Es que esa voz es LA VOZ. Si bien, Abel no destaca por poseer la mejor técnica vocal (aunque vaya que la tiene, pero no es el mejor), su voz es inconfundiblemente espectacular (what?), su timbre y color de voz son tan dulces que podrías tomar un café sin azucar y aún así te sabría bien. Su show, lleno de matices y de una ejecución perfecta por parte de su banda (aplausos para el baterista) dejó con la boca abierta a más de uno. Y bueno, sí hubo un par de ocasiones en que el show estaba a dos segundos de caer en lo tedioso, cuando de pronto… ¡BAM! sorpresa de rola y todos al 100 otra vez.

La producción que trae es sutil pero muy elegante. No muchos lásers, no mucha pirotecnia (menos a comparación a Bruno Mars el día anterior… ese cuate creía que era 4 de julio), pero sí hay luces bastante envolventes que te meten a su show de una u otra manera. Los visuales también estuvieron bastante precisos.

The Weeknd en Lollapalooza
Foto: Roger Ho

El show empezó macizo con “Pray For Me”, y “Starboy” y Abel se lucía una y otra vez con esa voz angelical. luego dio paso a rolas como “I Feel It Coming”, “Wasted Times”, “Call Out My Name”, para finalmente cerrar con “The Hills”, ahora sí… con mucho fuego y parafernalia sobre el escenario. ¿Lo malo? Muchos creímos que habría encore y nos quedamos un poco más de tiempo esperando que regresara al escenario, pero dijo su mamá que siempre no le da permiso de salir a juegar, y pues no.

Si aún no tienes boleto para ir a verlo al Palacio de los Deportes, o al Live Out, neta, neta, neta cómpralos ya, vas a bailar, vas a gritar, vas a cantar, y te vas a poner bien sensual cuando cante ‘Call Out My Name’. Es más, ya, toma.

The Weeknd en Lollapalooza
Foto: Roger Ho
Comentarios