‘La violencia física y verbal no me intimidará’: Lésper sobre pastelazo

La violencia física y verbal, la represión, no me intimidará ni me detendrá en la libre exposición de mis ideas. Lo que quieren silenciar es justamente lo que debemos revelar“, estas fueron las letras de la crítica Avelina Lésper tras el pastelazo que recibió en fin de semana, en contexto de un debate sobre el arte y el grafiti.

En su blog, la crítica de arte y escritora compartió sus primeras impresiones acerca de un debate que comenzó con un grafiti: “¡Avelina Lésper me la pelas!” —al que Lésper respondió retando a los grafiteros para discutir si la expresión gráfica urbana se trata de arte—.

Y justo en este punto comenzó el debate entre la crítica, los grafiteros y los usuarios de las redes sociales. Aunque, finalmente la cita para el debate se llevó a cabo el sábado 4 de agosto.

El debate

Días antes del encuentro, un grupo de grafiteros publicó un comunicado en el que se negaban a asistir al diálogo con Lésper, pues argumentaron que la crítica sólo se ha dedicado a desprestigiar esta expresión gráfica: “las declaraciones realizadas por Avelina Lésper no invitan al diálogo ni a la reflexión“.

Y sin embargo, aun con esta postura, se decidió llevar a cabo el debate en el Museo de la Ciudad de México, en el que participaron José María Espinasa -poeta, escritor y ensayista-, Guillermo Heredia -artista plástico y grafitero- y Eblem Santana .

Tras las opiniones a favor y en contra de los argumentos de la autora de El fraude del arte contemporáneo, el concepto del arte y el gafiti, al salir del museo la crítica fue abordada por una persona que le arrojó un pastel a la cara.

En redes sociales el tema generó aún más controversia.

Sin embargo, la Secretaría de Cultura CDMX publicó un comunicado en el que rechazó el uso de la violencia “para manifestar diferendos entre ciudadanos“, condenó la intimidación en contra de la crítica e insistió en que el “Museo de la Ciudad de México es y seguirá siendo un espacio abierto a los encuentros, punto en el que se cruzan y entretejen las miradas más dísimiles y en ese contexto se desarrolló la conversación referida“.

Foto: avelinalesper.com

Más tarde, en su blog, Lésper se refirió a la agresión como un sesgo en la libertad de expresión y consideró que los grafiteros se instalan en un “chantaje del victimismo social negando la responsabilidad de sus actos“. Además, desmintió las declaraciones que los grafiteros citaron en su comunicado.

Mientras, en redes sociales no han faltado los memes, la crítica y quienes han tomado partido ya sea por los grafiteros y el arte urbano, así como por Lésper.

Por lo pronto, lo que suponía ser un debate desencadenó otra polémica que va más allá del tema del arte, las disciplinas, la expresión gráfica y urbana: la violencia.

Si quieres saber cómo ocurrió el debate y las ideas que se compartieron, aquí te dejamos el enlace para que lo veas completo.