Conciertos

Lollapalooza día 4: Jack White demostró porqué es un dios del rock

El último día de Lollapalooza llegó y con él el final del festival. Después de cuatro días súper agotadores, el Grant Park de Chicago despidió a la audiencia de la mejor forma posible, y es que Jack White nos regaló 90 minutos de  nostalgia rockera y felicidad extrema cerrando con broche de oro esta edición del festival.

El domingo parecería un día un poco ‘flojito’ en cuanto a line-up si lo comparamos con el viernes o sábado (que estaba Bruno Mars y The Weeknd), pero la gente no bajó la guardia y se hizo presente en la misma cantidad que el día anterior.

En este día destacaron las presentaciones de Superorganism, Sasha Sloan, (quienes estarán presentes en el Corona Capital), Rex Orange County, The Vaccines, Kali Uchis, Lykke Li, Gucci Mane, Portugal. The Man, Chromeo, Quinn XCII, Odesza, y la cereza del pastel… Jack White.

Estas son algunas de las bandas que vimos el último día de Lollapalooza 2018

Lykke Li

Si se pudiera describir el show de esta cantante sueca, sin duda alguna sería “pasional”. Y es que con una sensualidad sutil pero muy marcada, Lykke Li dejó todo en el escenario Gran Park en su set de una hora. A pesar de la grosería de calor que estábamos viviendo, ella jamás se quitó su chamarra de piel –oalgoparecido– la cual tuvo entrepuesta en la espalda durante casi toda la presentación. Y sí, cerró con “I Follow Rivers”, pero también nos regaló temas como “so sad so sexy”, “utopia”, y “Gunshot”.

A pesar de haber tocad en un horario en el que el sol estaba a tope, (4:30pm), el poder de convocatoria de Lykke Li fue bastante satisfactorio, pues sí hubo más gente de la que otros artistas juntaban a esa hora en ese mismo escenario (a excepción de Tyler, The Creator). “Ahora sí, es hora de ponernos más sexys”, dijo justo antes de tocar “sex money feelings die”, donde pidió a la gente que la acompañara con el coro a capella.

Lollapalooza día 4: Jack White demostró por qué es un dios del rock
Foto: C3
Lollapalooza día 4: Jack White demostró por qué es un dios del rock
Foto: C3

Portugal. The Man

Wow con el show de estos estadunidses. Las coristas disfrazadas de porristas y la banda sonriendo de oreja a oreja y desborando energía sobre el escenario –al menos al inicio, después se apagaron un poquito–, pero es que imagina… abrieron su show con un cover de “For Whom The Bell Tolls” de Metallica y se echaron más de la mitad de la rola, uno creería que iba nomás a ser el intro, pero no… y luego tocaron un cachito de “Anothet Brick On The Wall” de Pink Floyd.

Y si de covers hablamos, también tocaron “Children Of The Revolution” de T-Rex, y por ahí unos aires de “Gimme Shelter” de los Rolling Stones en “Atomic Man”. Muy buen show de esta bandota, mucha energía, y una ejecución musical más que perfecta. Aplausos para el chelista.

Chromeo

Con el clásico: “Chromeo…uoooooh”, dio por inicio el show de este gran dueto en Lollapalooza. Abrieron show con “Come Alive” y la gente no paró de bailar ni un segundo, la mala noticia fue que no hubo mucha gente viéndolos… pero para algunos resultó mejor porque había más espacio para bailar, ja. “Esta canción es la responsable de que estemos todos hoy aquí, de no haber sido por esta, no estaríamos en la música”, dijeron antes de viajar al pasado y tocar “Fancy Footwork”. Buenos juegos de luces, muy buena producción, y una ejecución magnífica del vocoder por parte de Chromeo.

Lollapalooza día 4: Jack White demostró por qué es un dios del rock
Foto: C3
Lollapalooza día 4: Jack White demostró por qué es un dios del rock
Foto: C3
Lollapalooza día 4: Jack White demostró por qué es un dios del rock
Foto: C3

Jack White

Líder nato. Increíble verlo sobre el escenario, e increíble ver cómo es amo, dueño, y maestro de toda la banda; nunca dejó de dar indicaciones a sus músicos, ahí se ve la extraordinaria comunicación y liderazgo por parte de Mr. White. Pero si hay alguien que le hace segunda y que es parte fundamental del sonido de su banda, es la baterista. Wow… qué manera de cerrar el último día de Lollapalooza.

“Si solo veniste a cantar ‘Over and Over and Over’, escucharás música nueva, pero prometo que tu boleto habrá valido la pena”, dijo White a mitad de su show. Y es que imagina, tocó rolas de tooodas sus bandas, tocó de los White Stripes, de The Dead Weather y de The Raconteurs, pero lo más increíble de todo fue que había gente de todas las generaciones, desde chivatos de 15 años con corazón rockero, hasta señoras de 85 años cantando sus canciones.

Un escenario circular en el que él estaba en medio y luces súper frías fueron toda su producción, pero no faltaba nada más, con su música y energía tanto de él como de su banda, fue suficiente para llenar el escenario. Interesante el hecho de que aunque había mucha gente, no llenó ni la mitad de lo que estaba lleno con The Weeknd, y no se diga con Bruno Mars. Algo muy similar le pasó a los Arctic Monkeys mientras del otro lado, Odesza estaba a reventar, aquí es cuando nos preguntamos… ¿el rock está muriendo? Sabemos que lo fuerte en Estados Unidos es el rap, pero es increíble ver cómo ni Jack White ni Alex Turner y compañía no pudieron llenar en su totalidad los escenarios. 

Comentarios