Académicos de Harvard y MIT demandan al IPN por robo de propiedad intelectual

En esta esquina, con parche de cuero en los codos del saco, el Politécnico Nacional (IPN). En esta otra, con lentes de armazón grueso, los académicos de Harvard y el MIT. Esta vez, las dos instituciones lucharan por… una demanda de millones de pesos por violación de los derechos de autor, plagio y robo de propiedad intelectual. Ouch.

Así es, los miembros de las dos universidades de Massachusetts no están nada contentos con como se llevó a cabo el proceso electoral de julio. De acuerdo a los académicos americanos, ellos habían sido contratados por la ‘centenaria’ universidad mexicana para brindarle servicios al INE y al final del día, sus servicios fueron usados sin ninguna autorización y no recibieron los pagos acordados. 

En una entrevista en RadioFórmula, Israel Reyes Gómez, quien pertenece al equipo de profesores y especialistas del MIT y Harvard, confirmó que los demandados son Mario Alberto Rodríguez Casas, director General del Instituto Politécnico Nacional (IPN); Luis Alfonso Villa Vargas, director de Extensión e Integración Social; y Héctor Leoncio Martínez Castuera, secretario General del IPN.

Esta demanda, se suma a otra que ya tenía el mismo IPN de 14 millones de pesos por incumplimiento de contrato. 

De acuerdo a Reyes Gómez, Harvard y MIT estaban trabajando para diseñar “estrategias de atención a riesgos y crisis”, algo que desde noviembre de 2017 tenían acordado con las autoridades del Poli. De ahí, en febrero del 2018, el director general del IPN terminó “abruptamente” el contrato.

Eso sí, aunque el contrato se terminó y las autoridades universitarias mexicanas no habían pagado, los trabajos de Harvard y MIT sí fueron entregados al INE. El representante de las universidades gabachas, aclaró que el contrato inicial —que no se cumplió— era de 58 millones de pesos.

La demanda fue interpuesta en las cortes de Estados Unidos, específicamente en el distrito de Cambridge, lo que cierra la puerta a que esta batalla de académicos se decidiera como mandan las tradiciones mexicanas: con un round de ‘A la cachi cachi porra”.