“Quien haga negocios con Irán no hará negocios con Estados Unidos”, advierte Trump

No conforme con restablecer las sanciones económicas contra Irán, el presidente Trump quiere dar el tiro de gracia al país gobernado por Hasán Rouhaní… lo cual suena digno de un villano frío y calculador. Pero no, el nuevo movimiento de Trump suena más a berrinche de chamaco. Pero bueno, ¿no es así como se manejan los negocios?

Luego de ordenar el restablecimiento de las sanciones contra Irán (las cuales ya fueron activadas hoy, 7 de agosto), el presidente de Estados Unidos hizo una advertencia vía Twitter a todos sus socios comerciales: (léase imaginando la voz de un chamaquito llorando) “si juegan con Hasán, entonces yo ya no les presto mis juguetes”… o lo que es lo mismo: “Cualquiera que haga negocios con Irán NO hará negocios con los Estados Unidos”.

los más influyentes de Internet
Flickr

Para que no olvidemos lo que nos dijo ayer, el republicano señaló en su mensaje que las sanciones que ya se encuentran activas serán incrementadas en noviembre próximo… bueno, Trump lo dijo en un tono con más punch. Según Trump, el nivel que alcanzará el castigo contra Irán será el más mordaz jamás visto… muy gandalla, muy retador, quizás alebrestando a quien pudiera responder bélicamente, pero el presidente norteamericano asegura que todo lo hace por el bien mundial. “¡Estoy pidiendo PAZ MUNDIAL, nada menos!”

Las sanciones impuestas por Trump son, supuestamente, para pedir al gobierno de Hasán Rouhaní establecer nuevas negociaciones… ¡¡qué!! Sí, lo mismo piensa el líder iraní, quien en respuesta a la medida estadounidense señaló que “si eres un enemigo y apuñalas a la otra persona con un cuchillo y después dices que quieres negociaciones, lo primero que tienes que hacer es retirar el cuchillo”. Es decir, si la Casa Blanca quiere negociar, tendrá que retirar las sanciones. Algo que no se ve que vaya a suceder.

Donald Trump amenaza a Irán pacto nuclear
Conferencia de prensa Donald Trump. Foto: Getty Images.

¿No? Bueno, lo menos que pide entonces el iraní es que Estados Unidos regrese al programa nuclear que abandonó en mayo pasado y cuya salida abrió la vía nuevas sanciones económicas contra la República Islámica: el JCPOA.

A grandes rasgos, la primera ronda de sanciones va encaminada a que Irán no pueda comprar dólares ni comerciar con oro o metales preciosos. Además, no podrá comerciar con ciertas materias primas y software industrial. Las sanciones de noviembre van contra la industria petrolera.

Comentarios