Mark Hamill: Y si quitamos la estrella de Trump y ponemos una de… Carrie Fisher

Hace mucho, tener una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood era sinónimo de éxito, reconocimiento y respeto dentro de la industria del entretenimiento. Si un actor, actriz o director tenía su placa en la acera, significaba que había hecho las cosas bien. Para algunos, esto todavía tiene relevancia; sin embargo, para la mayoría de los nombres más grandes de Hollywood, ha perdido su importancia hasta el punto de quedar en el olvido…

Pero ahora, con los actos de vandalismo en la estrella de Donald Trump, se abrió nuevamente el debate sobre su importancia o la pregunta que muchos se han hecho: ¿por qué hay ciertas personas en la lista de estrellas sin realmente serlo? Ayer se dio la noticia de que el condado quiere quitar la estrella del presidente de Estados Unidos, y para Mark Hamill, esta representa la oportunidad de darle el espacio a alguien que realmente lo merezca.

A través de su cuenta de Twitter, Luke Skywalker tocó el tema de Trump y, de paso, habló sobre la posibilidad de darle ese espacio a Carrie Fisher, su colega y amiga, quien se convirtió en una leyenda después de dar vida a la princesa Leia para la saga de Star Wars de George Lucas. Sorpresivamente, como otros tantos actores, directores y productores, Fisher en sus casi 50 años de carrera, nunca fue mencionada como una opción para tener su estrella en el Paseo (sucio) de la Fama: “Qué les parece si lo reemplazamos con alguien que de verdad lo merezca? Como Carrie Fisher”.

Apenas en marzo de este año, el actor recibió su estrella en compañía –como invitados– del director George Lucas y Harrison Ford. Hamill, con sus poco más de dos millones de seguidores en esta red social, dio paso a que algunos usuarios también hablaran de otras estrellas que debe desaparecer como la de Bill Cosby y Kevin Spacey, quienes en distintos momentos, fueron acusado de agresión sexual.

¿Existe la posibilidad de que sea reemplazada por la de Fisher? La respuesta, al parecer, es no. Y no por la actriz, ni tampoco por Trump, sino por el trabajo que hay detrás por parte de la Cámara de Comercio. Leron Gubler, CEO de esta institución, respondió ante la petición: “El Paseo de la Fama de Hollywood es una marca histórica. Una vez que una estrella ha sido añadida al Paseo, es considerada como parte de la fábrica de historias del lugar. Por esto, nunca hemos removido una estrella”.

La Cámara de Comercio tiene otra regla absurda, de acuerdo con algunos medios: deben pasar cinco años desde la muerte de una “estrella” para poder formar parte de su lista… y Fisher, desafortunadamente, murió en diciembre de 2016 para protagonizar, un año después, The Last Jedi y próximamente el Episodio IX.

Comentarios