¡Matanga! Larousse y su campaña de ‘palabras que sólo un mexicano entiende’

En un episodio de How I Met Your Mother, mucho antes de que Ted Mosby encontrara a la mamá de sus hijos para terminar con la opción más evidente (Robin), se cruza con una chica inteligente y guapa que lo lleva a su departamento. Mosby encuentra un libro de poesía del chileno Pablo Neruda, uno de sus favoritos, y cree que encontró al amor de su vida… pero nada más alejado de la realidad. La chica le dice que se trata de un libro cualquiera que, además, está escrito en “mexicano”.

Las risas para los espectadores vienen con la tristeza de Mosby, pero sobre todo porque parece patético que alguien crea que existe el “mexicano” sin saber que realmente se trata del idioma español, una lengua hablada por aproximadamente 477 millones de personas; es decir, 7.8 por ciento de la población mundial se entiende en español… pero no en sus variantes.

En tres de los continentes que componen la Tierra, hay aunque sea un país cuyo idioma oficial es el español. En Europa y África, España y Guinea Ecuatorial abanderan esta lengua mientras en América, las cosas son muy distintas: poco más de 15 países lo hablan, pero con modismos o neologismos que lo hacen aún más rico de lo que es, pero al mismo tiempo más complicado.

Y es aquí cuando quizá, y viéndolo desde un punto muy específico, el idioma “mexicano” no suena tan ridículo. México, al ser el país con mayor número de hablantes de esta lengua, se ha convertido también en el rey del barrio hasta llegar a ser el país que más usos nuevos de la lengua registra en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.

Con esto en mente y considerando la riqueza del español en México, Larousse ha  lanzado una campaña titulada “Que vivan las palabras” y que ha circulado en redes en los últimos días, para celebrar esas palabras que sólo un mexicano puede entender, poner en contexto y algunas veces, hasta pronunciar.

Cámara, güey. Ya no la hagas de tos. Antes de echarte un coyotito, maldito baquetón, no seas ojete y hazme el paro: pásame esa chunche para quitarme la cruda, que mi jefa bien enchilada porque nos fuimos a chupar, primero me hizo un pancho para luego picharme, porque yo no traía feria, una queca que sabía bien chida. Por eso me cargo esta timba

Larousse se dio a la tarea de recopilar todas estas palabras que utilizamos día con día, para hacer una especie de diccionario de palabras, acompañadas de una breve explicación de su “nuevo” significado, que sólo nosotros entendemos y empleamos. Ahora bien. Quizá esto sea de ayuda para los extranjeros que viven en el país y no saben que cosa, no es una cosa como tal; o que pedo no es una flatulencia, sino un problema; o para todos aquellos que creen que oso es un mamífero en lugar de algo asociado con la vergüenza.

¡Matanga! Larousse y su campaña de ‘palabras que sólo un mexicano entiende’
Carga a tu perro que ya viene ese que es bien bravo… ¡Úshcale!

 

¡Matanga! Larousse y su campaña de ‘palabras que sólo un mexicano entiende’
Eran las 7 de la mañana, así que sólo nos echamos un rapidín.

 

¡Matanga! Larousse y su campaña de ‘palabras que sólo un mexicano entiende’
Cuando regresó a su casa, se armó el merequetengue.

 

¡Matanga! Larousse y su campaña de ‘palabras que sólo un mexicano entiende’
¡De a 20 el kilo de limones, güera!

 

¡Matanga! Larousse y su campaña de ‘palabras que sólo un mexicano entiende’
Me lo encontré de chiripa en la calle.

 

¡Matanga! Larousse y su campaña de ‘palabras que sólo un mexicano entiende’
¿Te encargo el changarro cinco minutos?

 

¡Matanga! Larousse y su campaña de ‘palabras que sólo un mexicano entiende’
¡Ya le cayó el chahuiztle!

 

¡Matanga! Larousse y su campaña de ‘palabras que sólo un mexicano entiende’
Me encontré un bonche de dinero…

 

¡Matanga! Larousse y su campaña de ‘palabras que sólo un mexicano entiende’
Nos dimos unos becerros fuera de su casa…

 

¡Matanga! Larousse y su campaña de ‘palabras que sólo un mexicano entiende’
Ay, m’ijo. Pues si ya sabes cómo se pone…

Con imágenes de @agenciamontalvo