Universidad de Medicina de Tokio aceptó alterar resultados para negar ingreso a mujeres

Luego que una investigación interna dio a conocer que, por más de una década, mujeres que se habían rifado en el examen de ingreso no consiguieron su merecido lugar, esto debido a que se alteraron los resultados para no aceptarlas, las autoridades de la Universidad de Medicina de Tokio ofrecieron el clásico “usted disculpe, joven”.

De acuerdo con hallazgos publicados por gente involucrada en la mencionada investigación, los cuales confirmaron diversos informes de medios en Japón, la prestigiosa Universidad de Medicina de Tokio manipuló los resultados de pruebas con el único objetivo de garantizar que más hombres pudieran convertirse en médicos. Obviamente, en detrimento de las mujeres que habían hecho lo necesario para obtener un lugar para continuar sus estudios.

Universidad japonesa manipulaba exámenes para dejar fuera a las mujeres
Foto: web

Aunque las investigaciones externas denunciaron casos ocurridos en 2011, la alteración de las pruebas habría comenzado desde 2006, incluso años antes… y, para mayor indignación de las afectadas, la Universidad ofreció admitir a aquellas chicas que, de no haber sido víctima de las transas académicas, habrían estudiado medicina en la institución. ¡Después de 10 años!…

Según reporta The Guardian, la alteración de resultados fue revelada debido al caso del hijo de un burócrata, quien habría ingresado a la Universidad gracias a que “don soborno” hizo su aparición estelar para “apoyar” una investigación… sin embargo, no fue el único. De hecho, la BBC indica que aproximadamente 19 estudiantes recibieron puntos extras en su examen por el simple hecho de haber realizado donaciones a la institución.

“Traicionamos la confianza del público. Queremos sinceramente disculparnos por esto”, dijo el rector de la Universidad de Medicina de Tokio, Tetsuo Yukioka. Por su parte, el vicepresidente de la casa de estudios, Keisuke Miyazawa, prometió que el próximo examen de admisión será justo… menos mal.

La investigación dada a conocer por el diario Yomiuri Shimbun denunció que entre los funcionarios de la Universidad existió un “acuerdo silencioso” para reducir el número de mujeres aceptadas en la institución. ¿Por qué? Prejuicios: estaban muuuuuy preocupados por la idea de que las chicas que fueran aceptadas y lograran graduarse no ejercieran la medicina… es que “terminan dejando la práctica de la medicina para dar a luz y criar los hijos”, confesó una fuente anónima al periódico nipón.

A partir del manchado “acuerdo silencioso” el número de mujeres aceptadas descendió. Si en 2010 la tasa era de 40%, con el tiempo se fue reduciendo hasta el punto en que, este año, sólo 30 mujeres fueron aceptadas, contra 141 hombres. Por si el caso de la Universidad de Medicina de Tokio no fuera suficiente, se comienza a sospechar que otras instituciones hayan incurrido en las mismas prácticas. Por ello, el ministro de Educación, Yoshimasa Hayashi, adelantó que se examinarán los procedimientos de ingreso de todas las escuelas de medicina.

“Es extremadamente lamentable si las escuelas de medicina comparten la opinión de que tener doctoras trabajando en los hospitales es problemático”, comentó el ministro de igualdad de género, Seiko Noda.