Desde depas hasta amarres: 8 extravagantes historias de Elba Esther Gordillo

Elba Esther Gordillo Morales aguantó 24 años como presidenta del sindicato más grande de América Latina. Con más de 1.5 millones de afiliados, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) es, sin duda, una tremenda fuerza de la vida educativa y política nacional. Entonces, nomás con el número de miembros, calcúlenle de qué tamaño era el poder de la controvertida líder de la organización.

Este miércoles, a los 73 años, Elba Esther quedó libre de todos los cargos de lavado de dinero y delincuencia organizada. Así, aprovechamos para hacer un recuento de su vida y sus historias más extravagantes.

Casas, viajes, coches, libros, páginas de diario, obras de arte, cirugías, ropa y demás excesos eran cosa recurrente en la vida de La Maestra. Hay pleitos y amistades con ex presidentes, expulsiones de partidos, unos años en el bote, Nueva Alianza y sí, hasta un extraño coqueteo con la santería y el vudú en tierras africanas. 

Su gusto por las Hummers

En octubre de 2008, Elba Esther se pulió con un regalito para sus compañeros del magisterio. Gordillo Morales regaló más de 50 camionetas Hummer para sus cuates. “No es con la intención de ninguna manipulación, ni de comprar conciencias ni nada”, anunciaba aquel día.

Es más, la Maestra decía que eran un “carro estratégico” y que si hubiera podido, se las daba blindadas. 

Ante el caos y la polémica, los directivos del SNTE tuvieron que quedarse con las ganas de manejar las camionetas. Al final, el Sindicato tuvo que organizar un sorteo llamado “Por nuestras escuelas hagamos la tarea”, en el que toda la ciudadanía —con 100 pesitos— le podría entrar a la rifa de una de las trocas. 

“Oye, me hace falta un ‘cuadrito’ para mi sala”

Hace unas semanas, el SNTE recuperaba unas cuantas cajas de obras de arte que estaban en poder de Elba Esther Gordillo. Según los reportes, las pinturas alcanzaban para llenar un museo: 15 cajas con obras de Diego Rivera, Fernando Botero, Gabriel Orozco Francisco Toledo, María Izquierdo, Cristina Iglesias, Pedro Coronel y varios más.

Las obras de arte tenían un valor aproximado de 30 millones de dólares

Originalmente las obras de arte iban a terminar en un museo, pero como la dirigencia del Sindicato “no quería” hacerse cargo, mejor se mantuvieron en resguardo con su líder. 

¿En serio? Tan feos que se veían esos vestiditos

El look patentado de la maestra es icónico. La cosa es que si le quieren copiar el estilo, pónganse a ahorrar porque el precio está bastante alejado de las posibilidades de cartera de millones de mexicanos.

Trajes sastre que superan los 50 mil pesos y accesorios que rasguñaban los 100 mil eran pan de cada día. De acuerdo a Excélsior, Elba Esther era clientaza de tiendas como Louis Vuitton, Chanel, Prada, Escada o Hermès.

Sin embargo, todas esas son chacharitas si recordamos que, en 2013, pagó 2 millones de dólares en la tienda Neiman Marcus. Eso sí, los metió a la tarjeta y los tuvo que ir pagando en 22 diferentes exhibiciones. Faltaba más, oiga.

Haciendo ‘amarres’ para que la política funcione

En un libro, titulado Los brujos del poder, escrito por José Gil Olmos, le dedican un capítulo entero a los gustos de Elba Esther Gordillo de entrarle con ganas a la santería y el vudú. Dicen, que en un momento ya le había avanzado tanto que llegó a “un nivel que la obligaba a portar ciertos collares, vestirse de blanco, raparse y ponerse un turbante”. Ahí fue cuando se alejó un poco de la situación.

Al final del día, ‘cada quien’ sus plantas de chamizo y sus huevos negros; pero la cosa se pone pública cuando cuenta la historia —publicada en Proceso que Elba Esther viajó hasta Nigeria para hacerle una jugadita a Ernesto Zedillo. 

Según esto, aunque “parezca estupidez” —palabras del autor— Elba Esther viajó a Nigeria, sacrificó un león, se bañó en su sangre y le pagó 45 mil dólares a un brujo local para que la administración del expresidente Zedillo no le auditara sus finanzas.

Una estiradita por aquí

Cuando la agarraron, la PGR presentó entre su evidencia cuatro transferencias a clínicas de cirugía estética y reconstructiva. En total, lo que presentó la Procu superaba los 17 mil dólares.

En su momento, Reforma decía que Elba Esther recurría a los lugares más reconocidos y exclusivos, como la clínica Metodista de Houston o la Clínica Mayo, en Arizona.

De acuerdo a Nación321 cada una de las operaciones pueden costar casi 50 mil dólares y eso que no le sumamos el hotel y los vuelos. Si contamos que le han hecho al menos 20 cirugías como liposucción de cuello, cirugía de nariz, aumento de pómulos, láser para mejorar la textura de la piel y eliminar manchas, aumento de labios y mentoplastías.

Todo lo pagaba con su ‘caja chica’

Jorge Castañeda es un conocido cuate de La Maestra, de hecho, en 2011 le dedicó un texto que se llama “Elba Esther Gordillo: Amores y desamores”. Ahi, Castañeda explica un poco cómo manejaba sus finanzas la controvertida presidenta del SNTE.

“Cada mes, la Secretaría de Hacienda retiene las cuotas sindicales de 1.2 millones de maestros antes de transferir sus sueldos a los gobiernos estatales, quienes se encargan de pagarles. Ese dinero es depositado directamente en la cuenta de la dirección del sindicato, que responde ante el Comité Ejecutivo Nacional, que a su vez responde solamente ante… Gordillo”.

De acuerdo a los cálculos, la caja chica de Elba Esther andaba cerca de 10 millones de dólares al mes y sí “echa mano de ella para sus propios gastos”. Y eso lo escribió su amigo.

No dormía bajo techos de lámina

Según la PGR, Gordillo solamente tiene una propiedad en el extranjero.

Esa casa está en el fraccionamiento Green Turtle Village en California, a unos pasos de una marina; ya saben, para parkear el yate. La casita tiene dos plantas, seis habitaciones y siete baños. La cosa es que en México sí ya parece que estaba jugando al Monopoly.

Hay un penthouse en Polanco, frente a la zona hotelera. Además, tiene una casa de 10 millones de dólares en Edgar Allan Poe y dos depas en Dickens número 30. Según Animal Político, también está Paseo de Ahuehuetes 501, Bosque de Caoba 75 y Bulevar de los Virreyes número 510.

También hay una casa en Bosques, otra en la Nueva Anzures y dos pisos en Paseo de la Reforma 295, de 738 m2 en total.

¿Arresto domiciliario? ‘Querrás decir mi despacho’

Ya había estado en el bote, ya le había dado “hipertensión” y ya había ganado ante los juzgados la oportunidad de pasar el resto de su arresto desde su casita. 

Sin embargo, eso no era suficiente para Elba Esther pues la PGR se quejó en febrero pasado que la exlíder magisterial había convertido su prisión domiciliaria en “una oficina de despacho”.

Una vez ahí, la PGR acusaba que recibía hasta 10 personas al día mientras cumplía este arresto en el interior de su departamento. Eso sí, no permitía que los elementos de seguridad la vigilaran, ni que revisaran a sus visitas. Claro, tampoco perdió ninguna libertad de telecomunicaciones.

Estamos hablando de:

Elba Esther Gordillo SNTE