Hugo Sánchez y Manuel Negrete: Los zurdos con los que soñamos ser

Día Internacional del Zurdo. “El estado actual del mundo hace pensar que las canchas de fútbol serán el último refugio para jugar por la izquierda”, Juan Villoro

Hugo Sánchez y Manuel Negrete parecía que jugaban en otra dimensión. Del otro lado del espejo. Esos impares maravillaron al mundo con su trato exquisito a la pelota. Dice Juan Villoro que: “la pierna izquierda nace más especializada que la derecha”. 

Día Internacional del Zurdo

En el caso de los zurdos, asombra que tengan otra pierna, y que sea de palo. ‘Manolo’ y ‘Hugol’, Hugo, y Negrete, dos hombres normales, pero que le pegaban a la pelota como seguramente lo hacen los dioses: con la zurda.

Hugo Sánchez y Manuel Negrete: Los zurdos con los que soñamos ser

Es así todo el tiempo; un juego que se repite del otro lado del cristal, cada jugada virtuosa resulta más, cuando la zurda se presenta ante todos. Hugo cayó de zurda en Madrid, trepó a la fama por su insistente izquierda. Al fin y al cabo, Hugo nunca negó el pie izquierdo de su parroquia. 207 goles, más, mucho más de la mita con la zurda, (164) la de palo, para la mayoría.

 

A 30 años del gol al Logroñés

El 10 de abril del 1988, Hugo Sánchez rompió las leyes de la gravedad, y volteó al mundo con su más grande pirueta. Un centro de Martín Vázquez fue rematado de manera acrobática por el ‘Penta’, superó al (Pérez), el  portero rival del Logroñés.

“Estaba algo adelantado. Me retrasé un poco. Luego, el impulso posterior de la carrera hacia adelante me ayudó para impulsarme más alto, como si fuera un saltador de altura en atletismo. Un periodista japonés hizo la medición desde el césped a la altura de la bota y le salió un poco más de dos metros. Me quedé impresionado”, dijo Hugo alguna vez al Diario AS

Hugo dibujó la Capilla Sixtina en ese momento, un golazo de Chilena, y por si fuera poco…¡De Zurda!

La zurda que catapultó a Negrete

México 1986. El Mundial del mejor gol en la historia de las Copas del Mundo, según la FIFA. Ante Bulgaria, y con la zurda de diamantes,  Manolo instaló en la garganta de los relatores de radio y televisión, el mejor do de pecho posible.

Un golazo que hizo olvidar que el Estadio Azteca era de cemento, porque se desprendió y se fue al cielo. El 15 de Junio de 1986, la diosa del viento besó el pie izquierdo del más bajito de los mexicanos, y esté hizo un golazo descomunal.

Y aquel día, cómo hoy (Día Internacional del Zurdo), todos absolutamente todos, los que soñaban a ser Hugo Sánchez, se imaginaron ser Negrete.

Comentarios