Arquitectos italianos ya habían avisado sobre el peligro del puente de Génova

Seguro escucharon o leyeron algo sobre el puente de Génova, Italia que se colapsó este martes. En el desastroso accidente hay al menos 22 fallecidos y las autoridades italianas siguen investigando las razones por la caída de la construcción. En lo que se esclarece el asunto y la polémica alcanza proporciones mundiales, parece que la tragedia pudo ser prevenida años atrás, pues el Consejo Nacional de Arquitectos llevaba más de 10 años advirtiendo sobre los riesgos del Puente Morandi’. 

Primero, conozcamos el puente

El viaducto de Polvecera de la autopista A10, en realidad se llama Puente Morandi, por el arquitecto que lo armó. La construcción cruza el arroyo Polvecera y conecta los distritos de Sampierdarena y Cornigliano. El puente se inauguró hace más de 50 años en 1967, tiene una longitud de mil 182 metros y alcanzaba los 90 metros de altura.

En imágenes: lo que tienes que saber del colapso en el puente en Génova
Foto: europapress.es

Esto es importante: el puente está construido con hormigón armado y concreto reforzado para las torres y pilares.

¿Cuál es la polémica y los riesgos?

De acuerdo a ANSA, la agencia de noticias italiana, desde su construcción el puente ha sido discutido y con el paso de los años se han gastado una millonada en mantenimiento. 

A principios de los años noventa, el puente se detuvo por grandes obras de mantenimiento. Le cambiaron los cables de suspensión y hasta le tuvieron que agregar unas nuevas estructuras. Hace unos años, en un estudio técnico, la facultad de arquitectura de la Universidad de Génova concluía que “es tiempo de demoler y reconstruir el puente”.

¿Por qué se pudo derrumbar?

Desde su construcción, nadie tomó en cuenta la degradación del hormigón y del cemento. De acuerdo a Diego Zoppi, genovés y miembro del Consejo Nacional de Arquitectos, las condiciones atmosféricas y las vibraciones de los coches al pasar hicieron que el cemento se cuarteara y se oxidaran las estructuras metálicas en su interior. 

Zoppi concluía que así están hechos una gran cantidad de puentes en la zona y es urgente revisar los riesgos y el estado de estas estructuras. 

En el 2011, el gobierno italiano hizo un informe sobre el intenso deterioro del Puente Morandi. “Todos los días, durante horas pico, las colas de vehículos provocan una severa degradación de la estructura del viaducto (…) ha sido sometido a tensiones considerables”, se leía en el informe [está en italiano].

Es más, desde el 2009 ya había discusiones sobre su posible demolición. Hace casi 10 años, las autoridades italianas ya estaban pensando en evacuar los hogares de los alrededores para poder terminar —de manera controlada— la vida activa del puente de Génova. En el estudio de factibilidad de la demolición, mencionaban que significaba “un grave riesgo para el tráfico regional”.

¿Y ahora?

En lo que las investigaciones continúan y la cuota de muertos sigue aumentando; Italia ha perdido la única conexión que conecta la zona peninsular al este, el sur de Francia y España al oeste, y es el eje vial principal entre Génova, las áreas residenciales suburbanas, el puerto de Voltri, el aeropuerto y las áreas industriales en el oeste.

*Con información de ANSA

Comentarios