Aquí nos tocó vivir

¿Indignados con Trump? México también separa a niños migrantes de sus familias

No sólo se trata de la política migratoria de Donald Trump, sino de todo un sistema que comienza en la frontera sur de México: el paso de los migrantes centroamericanos no es nada sencillo y sí, también en nuestro territorio, se lleva a cabo la separación de niños y niñas de sus familias, alertó Unicef México.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) denunció que las autoridades mexicanas también incurren en estos actos, que causan un “estrés tóxico” en los menores de edad.

Después de las quejas de los mexicanos y mexicanas ante la política de cero tolerancia de Trump contra los migrantes, es necesario mirar hacia México y comprender de qué manera nuestro país también alimenta estas medidas que van en contra de los derechos humanos de los niños migrantes.

El informe “Desarraigados en Centroamérica y México”, realizado por Unicef, nos hace abrir los ojos ante esta problemática:

En México, las autoridades suelen detener a niños de 12 años, son separados de su familia y llevados a una zona a parte. En el caso de los niños y niñas más pequeños, ellos suelen quedarse con sus mamás.

De acuerdo con Dora Giusti, jefa de Protección a la Infancia de Unicef México, las consecuencias de la separación son graves, pues además de provocar un estrés “tóxico” en los niños, también les provoca trastornos psicológicos .

¿Indignados con Trump? México también separa a niños migrantes de sus familias
Foto: EFE

No sólo es Estados Unidos

Sabemos que la trayectoria de los migrantes hacia Estados Unidos no es nada fácil e implica poner en riesgo su propia vida ante asaltos, extorsiones y abusos tanto de las autoridades como del crimen organizado.

En el viaje hacia Estados Unidos, México resulta ser un reto, en el que va la vida de los migrantes.

Por ejemplo, al menos 286 mil 290 migrantes que viajaban a Estados Unidos, entre octubre de 2017 y junio de 2018, fueron detenidos en la frontera norte. De estos, 37, 450 eran menores de edad que viajaban solos.

Entre 2016 y 2017, casi 60 mil niños y niñas de Guatemala, Honduras y El Salvador fueron detenidos en estaciones migratorias, en vez de llevarlos a albergues como estipula la ley mexicana.

Y el asunto no termina aquí, en muchos casos los menores pasan hasta tres meses detenidos, situación que los alienta a regresar a su país de origen pero sólo para intentar, de nueva cuenta, viajar hacia Estados Unidos.

Esta opción les resulta mejor, que estar retenidos en una estación migratoria. De esta manera, el ciclo de los migrantes se repite, entre la inseguridad, incertidumbre y abusos.

La ruta de los niños migrantes

Una vez que son detenidos, las historias de los niños migrantes cambian debido a su país de origen.

¿La razón?

Los niños de origen guatemalteco regresan en camiones y son ubicados en albergues fronterizos, en donde se les contacta con su familia.

Para los niños de Honduras y El Salvador el asunto tarda mucho más, ya que las deportaciones son por avión y en los trámites, el gobierno no encuentra el presupuesto para regresarlos a casa.

Sin embargo, muchas veces su hogar es el motivo de su viaje: la violencia y la falta de oportunidades en su país hace que los niños y las niñas emprendan el recorrido por territorio mexicano en busca de cambiar su situación.

Pero nuestro México también resulta una zona peligrosa en su recorrido.

**Foto de portada: Unicef Mx

Comentarios