Cárcel para quienes participen en peleas de perros, determinan legisladores en Yucatán

Nada de que “por ser día del cine mexicano, vamos a recrear las peleas de Amores Perros”… al menos no en Yucatán, donde los diputados determinaron que todo aquel que organice e incluso asista a peleas de perros, se hará acreedor a buenas multas y hasta cinco años de prisión.

De acuerdo con Milenio, los legisladores yucatecos avalaron sanciones de hasta cinco años de prisión para quien induzca, organice, provoque, promueva, realice o asista a peleas de perros. Es decir, hasta por andar de baboso viendo cómo los pobres canes son echados a darse un entre, nomás por pura diversión o por ganarse unos pesos, habrá multas de hasta 32 mil pesos y penas que lleguen a los cinco años de cárcel.

 

“El respeto a los animales no es una moda ni una concesión, es una responsabilidad que como seres humanos tenemos hacia los demás seres vivos que habitan con nosotros este planeta, por lo que debemos responder”, señaló la presidenta de la Junta de Gobierno del Congreso local, Celia Rivas Rodríguez.

Según lo determinado por los legisladores en Yucatán, las sanciones antes mencionadas serán para quienes tengan que ver con peleas de perros… haya o no dinero de por medio. Es decir, no importa que las peleas se organicen con fines de apuestas o no, todo con tal de evitar que se siga propagando el trato cruel a los animales.

Wildlife Photographer of the Year 2017 - Perros salvajes
Foto de Greg du Tolt

La iniciativa fue presentada por Celia Rivas, en correspondencia con la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente. Además, indicó que con este aval a reformar el artículo 410 del Código Penal, se pretende garantizar a todos los yucatecos un medio ambiente sano, limpio, libre de espectáculos que puedan normalizar la violencia entre los más pequeños.

Con la iniciativa que tuvo como marco las reflexiones que sobre el tema han hecho en la ONU y la Unesco, la ley yucateca se homologará con la existente en el ámbito federal, específicamente en la Ley General de Vida Silvestre y en la Ley General de Equilibrio Ecológico y La Protección al Ambiente, explicó Rivas.

Comentarios