Thank You For Today: Death Cab prueba que está en su mejor momento

Death Cab For Cutie es una banda que para muchos es sinónimo de tristeza –no por nada en The OC fue una de las agrupaciones favoritas de Seth Cohen, uno de los seres más depresivos, quisquillosos y geeks que hemos visto en las series de televisión. Discos como Transatlanticism (2003), Narrow Stairs (2008) o Codes & Keys (2001), hicieron que Death Cab se colocara en el radar y sobre todo, como un referente dentro del indie pop.

Hoy regresan con Thank You For Today, un material que salió tres años después de que la agrupación liderada por Ben Gibbard lanzara Kitsungi, un disco que digamos, pasó sin pena ni gloria. Hoy se genera mucho más expectativa, pues esta agrupación ha ido adquiriendo popularidad conforme los años y además, con este material demuestran que están en su mejor momento y no piensan perderlo.

¿A qué nos referimos con “mejor momento”? Pues bien, a que las melodías de las canciones no son depresivas, prolongadas y de mera acústica que te sumerge en un letargo -del bueno, claro está-. Con Thank You For Today Death Cab da ritmos más consolidados a base de un sintetizador distorsionado, de teclados y después, con la batería, se encarga de marcar el paso para que Ben comience a cantar con una voz difusa con efectos, de hecho los cambios vocales que hace son muy, muy buenos y muestra la madurez que tiene no solo como ser humano, sino como artista. Luego llegan los coros y los acordes de guitarra simples que generan una conjunción ideal para sacar lo mejor de aquel que escuche “I Dreamt We Spoke Today”.

Después, con “Summer Years”, es como si escucháramos una canción de Stereolab o Radiohead gracias a esa batería bastante movida que se escucha desde el inicio acompañada por la guitarra y el bajo. Éstos últimos instrumentos se muestran mucho mejor ejecutados y además, toman protagonismo en la mayoría de las canciones.

“Gold Rush”, desde que se lanzó como el primer sencillo de la banda, bien nos recordó a ese electropop de Beck en discos como Güero (2005) o Modern Guilt (2008). Lo que sí es que a comparación de las letras del Güero, Death Cab se torna mucho más oscuro, crítico ante lo que ocurre con el mundo, la tecnología y la manera de relacionarse. ¿Acaso dejamos de mirar a nuestro alrededor para únicamente centrarnos en nuestros celulares y vivir a través de ellos?

Y a pesar de que una tercera parte es bastante “feliz”, no perdamos las canciones contemplativas ya características de esta banda. Aquí es donde entra un stand by compuesto por “Your Hurricane”, “When We Drive” e incluso en el corte final del disco, “60 & Punk”. Los sonidos que utilizan aquí son casi ambient, pero hey, Death Cab no se pierde, retoma su melodía pop en cada instante, entonces como resultado, tenemos un poco de shoegaze y muchos pianos cuyas notas en ciertos momentos, se van difundiendo conforme la tristeza.

Las letras que la agrupación maneja en este disco son básicamente sobre la decadencia de las relaciones, el cansancio y cómo es que todo en algún punto tiene que terminar. También es el segundo trabajo de Death Cab después de la partida de Chris Walla en 2014, y la inclusión del compositor y músico Dave Depper, así que en resumidas cuentas, puede que el reflejo de todas estas historias sea un poco la percepción de Dave, de Ben Gibbard entrando a los 40, su madurez y el dolor por haber dejado ir a alguien con quien colaboró durante 17 años.

Thank You For Today es un disco bien logrado a pesar de las críticas de varios medios especializados en música que lo tachan de “no logra cuajar del todo, está flojo y es soso”. Para mí es un disco que vale la pena ser escuchado pues, como en cada una de las creaciones de Death Cab, el ser contemplativo, saber apreciar cada instrumento, cada acorde y las letras acompañadas de la voz de Ben no es una opción, es un requisito. 

 

Comentarios