La millonaria relación entre Altos Hornos de México y Odebrecht

A pesar de que en varios países latinoamericanos ya hay altos funcionarios y expresidentes en la cárcel por haber participado en la compleja red de corrupción internacional de la constructora brasileña Odebrecht, en México todavía nos encontramos “investigando” y los funcionarios involucrados “niegan toda participación”.

Acompáñenos a ver esta triste historia…

Una investigación publicada este día por Quinto Elemento Lab, destapa la relación que existió entre la siderúrgica Altos Hornos de México y la estatal Pemex, misma que fue establecida entre los presidentes de ambas instituciones, Alonso Ancira y Emilio Lozoya, respectivamente.

Vamos por partes:

La compra de Agro Nitrogenados

El 16 de enero de 2014, Pemex anunció la firma de un contrato para la compra de los activos de la empresa Agro Nitrogenados, S.A. de C.V. Dicha empresa era propiedad de Altos Hornos de México. 

Por medio de un boletín de prensa, se informó que el presupuesto para el proyecto era de 475 millones de dólares, cifra que incluía la compra de activos existentes, rehabilitación y renovación de la planta. El plan era que con la reactivación de la producción de urea, se pudieran generar hasta 990 mil toneladas actuales en Pajaritos, Veracruz, a partir de 2015.

Foto: Pemex

Sin embargo, para ese momento la planta ya era considerada una “chatarra”.

De acuerdo con lo encontrado en la investigación, un mes después de la compra, Altos Hornos de México transfirió más de 3 millones 700 mil dólares a Grangemouth Trading Company, firma offshore de la constructora Odebrecht. De esta última “empresa”, se distribuyeron los millones de dólares que se ocuparon para sobornar a la élite política de los países en los que la constructora brasileña tenía operaciones.

Justamente de las cuentas de Grangemouth se transfirieron los 5 millones de dólares que llegaron a Zecapan SA, la cual es la offshore en donde se depositaron los sobornos que llegaron a los bolsillos de Emilio Lozoya Austin, ex director de Pemex. Lo anterior se sabe gracias a las declaraciones de tres exaltos ejecutivos de Odebrecht

Por su puesto que Grangemouth Trading Company no existe en realidad, sólo sirve de intermediaria para realizar las transferencias de “pagos indebidos”.

Foto: Quinto Elemento Lab

Una compra a sobreprecio 

Al momento de la compra-venta, la planta industrial tenía 14 años sin funcionar, tiempo durante el que la maquinaria no recibió ningún tipo de mantenimiento: los equipos y las instalaciones ya tenían 30 años de antigüedad, por lo que el proceso de producción con el que operaba ya era obsoleto.

Hay que mencionar que Agro Nitrogenados dejó de operar en septiembre de 1999, cuando la propia Pemex le canceló el suministro de amoniaco, la materia prima para la elaboración de urea.

Foto: Temco.mx

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión solicitó el 20 de enero de 2016 que se fiscalizara dicha operación, en cuyo proceso de encontró lo siguiente:

El Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin), dependiente de la Secretaría de Hacienda, ya había hecho un avalúo de Agro Nitrogenados por 168 millones de dólares por las condiciones en las que estaba. A pesar de ello, Pemex decidió hacer caso omiso y realizar la operación con un sobrecosto de 95 millones de dólares, es decir, Pemex pagó mil 328 millones de pesos de más por Agro Nitrogenados.

Además, el 60% de la maquinaria y equipo era inservible. 

La pregunta es…. por qué Altos Hornos de México transfirió 3.7 millones de pesos a la firma fantasma de la empresa brasileña justo un mes después de que Emilio Lozoya les compró una fábrica inservible muy por encima de su costo real?

Si quieres echarle un ojo a la investigación completa de Quinto Elemento Lab, pásale por aquí.

Comentarios