Como en las caricaturas: Sujeto cayó dentro de un agujero negro que creyó falso

¿Se acuerdan los productos marca ACME que aparecían en las caricaturas de los Looney Tunes? Había desde trampolines, hasta bombas y, uno de los más populares, el agujero portátil, ese que podía colocar en cualquier superficie y se convertía en un hoyo negro real. Esto parecía bastante ingenioso pero al mismo tiempo muy alejado de la realidad, sin embargo parece que alguien consiguió hacer su propia versión del agujero… y alguien cayó en la trampa. 

Actualmente se lleva a cabo la exposición Descent Into Limbo, de Anish Kapoor, en el Museo Serraves de Oporto. En ella, incluyó un agujero real con una longitud de ocho pies (2.4 metros, aproximadamente), mismo que pintó de negro en su totalidad, por lo que parecía no tener profundidad.

Como en las caricaturas: Sujeto cayó en un hoyo negro que creyó falso

De acuerdo al The Times, el público asistente había estado preguntándose si realmente era un agujero o solo se trataba de un círculo pintado… pero luego de que un visitante italiano de 60 años se arrojara al agujero, no quedará más esa duda en el aire. 

La instalación Descent Into Limbo -que ya debería decir bastante a los asistentes- no tenía señalamientos de precaución, sin embargo, reportes señalan que el personal advirtió en todo momento a los visitantes de que tuvieran cuidado de no acercarse demasiado.

Pero al parecer el italiano no atendió tal advertencia y terminó cayendo por el hoyo y recibiendo varias heridas, por lo que fue llevado de emergencia al hospital. 

Como en las caricaturas: Sujeto cayó en un hoyo negro que creyó falso

Tras este suceso, el museo cerró la exhibición para evaluar lo que había pasado con el accidente, pero, según señala el medio, planean reabrirla.

Kapoor es mundialmente conocido por sus instalaciones de gran tamaño, pero en 2016 centró los ojos del mundo sobre él luego de asegurar los derechos artísticos exclusivos de un material sumamente extraño, el Vantablack, una sustancia desarrollada por la compañía británica Surrey NanoSystems, el cual es capaz de atrapar fotones entre nanotubos de carbono cultivados en laboratorios, y que rebotan hasta que finalmente son absorbidos.

Su color negro es tan profundo que solo un .035 por ciento de la luz visible se refleja en un objeto cubierto por Vantablack, por lo que es prácticamente imposible diferencias algún contorno o medir la profundidad de un agujero.

Comentarios