Porque las telenovelas no son suficientes: Netflix anuncia el reality ‘MADE IN MEXICO’

Netflix es como una montaña rusa de contenidos, sobre todo en nuestro país. Por un lado, a finales de 2018 presentará en su catálogo ROMA, la última película del director mexicano Alfonso Cuarón que ha sido reconocida en varias partes del mundo después del éxito de Gravity en 2013. “¡Gracias, Netflix!”, por esta clase contenidos que enriquecen la plataforma y, por ende, a todos los espectadores.

Por otro lado, está la parte “necesaria” –por comercial– que nadie quiere reconocer como tal pero la mayor parte consume: la de Luis Miguel, la serie y La Casa de las Flores, esas telenovelas que se mudaron de la televisión abierta a las plataformas de streaming que han causado cierta adicción porque, como hemos mencionado, traen todos los ingredientes de un drama, sólo que parece agregarle un punto extra si decimos que se trata de una producción original de Netflix, o bien, que se estrenará en la misma plataforma. 

Y ahora, en lo que podría ser el lado más oscuro de su catálogo, llega la tercera parte: la de los realities. Netflix anunció que el próximo 28 de septiembre, se estrenará en todo el mundo MADE IN MEXICO, el primer reality show de la plataforma en México que seguirá a varias socialités mexicanas por la Ciudad de México. ¿Cuál es el objetivo de este nuevo programa? Que veas y conozcas su estilo de vida. 

Sí, los ingredientes de este programa, al parecer, serán la “sofisticación”, “las tendencias”, “la moda”, la pasión, pero principalmente, que veamos o peor aún, que celebremos a Mirreyes, siendo Mirreyes. O algo así. MADE IN MEXICO presentará a nueve personajes de la alta sociedad mexicana y cómo es que sus apellidos son la puerta de entrada o salida a un mundo marcado por el dinero y, por qué no, las apariencias.

Ahora bien. ¿Realmente necesitamos un reality de dinero, fama, prepotencia y opulencia cuyos protagonistas no sean las Kardashian? Quizá la respuesta más inmediata sea un no por diversas razones de mucho valor y peso. La primera, se trata de una ciudad –y un país en general– tan contradictorio, que caeríamos en un debate que se formuló hace algunos meses con las elecciones, donde quedó en evidencia la intolerancia de algunos usuarios y la enorme brecha de oportunidades entre niveles sociales y económicos. 

Sin embargo, dependerá totalmente de los gustos de las personas y qué tan fanáticos sean algunos suscriptores de Netflix a este tipo de programas. La segunda opción, para todos aquellos que rechazan la idea de ver cómo unas personas que a veces salen en las revistas de sociales gastan su dinero, es pensar en MADE IN MEXICO como un programa meramente de entretenimiento cuyo formato ya hemos visto en varios canales de televisión abierta y de paga con mucho éxito tales como todas las ediciones de Shore –incluida la acapulqueña–, The Hills, Laguna Beach, el pionero de todos estos contenidos, The Real World y más.

Notas relacionadas:

Comentarios