¡La oficial que amamantó a bebé que no era suyo en Argentina, ha sido ascendida!

Hace unos días, Celeste Ayala se convirtió en un héroe a nivel internacional y su nombre le dio la vuelta al mundo. ¿La razón? Mientras estaba trabajando en un turno en el hospital de niños Sor María Ludovica, escuchó que un bebé estaba llorando. El bebé se encontraba en el hospital porque presentaba un cuadro de desnutrición como consecuencia del maltrato por parte de sus padres. Como parte de una orden el juzgado familiar, habían separado al bebé de su madre.

Así que cuando la oficial se dio cuenta que el bebé tenía hambre, decidió amamantarlo con la autorización previa de los médicos del hospital. La imagen de Celeste amamantando a un bebé que no era suyo y que tenía “mugre y mal olor”, de acuerdo con algunos medios locales, se convirtió en un símbolo en varios sentidos que van desde la sensibilidad hacia los casos más vulnerables, hasta el debate que ha surgido desde hace algunos años de amamantar bebés en público.

El hecho sucedió el 14 de agosto de 2018, el mismo día en que se celebra el Día (Nacional) de la Mujer Policía en Argentina…

En una entrevista, después de que la imagen se hiciera viral en redes sociales a través de la cuenta de su compañero Marcos Heredia, Celeste comentó: “Cuando me enteré de que era de Berisso, me acerqué y noté que el menor lloraba desconsoladamente; fui mamá hace poco, y me di cuenta de que tenía hambre, se llevaba la mano a la boca, así que pedí abrazarlo y amamantarlo. Fue un momento muy triste, me partió el alma verlo así; la sociedad tiene que sensibilizarse al máximo ante estas cosas que afectan a los nenes, no pueden seguir pasando”.

Ahora, Celeste vuelve a ser noticia, pues ha sido ascendida de oficial de policía a sargento. A través de la cuenta oficial de Cristian Ritondo, el ministro de seguridad de Buenos Aires, es que se hizo público el ascenso. “Hoy recibimos a Celeste, la oficial que amamantó a un bebé… para notificarle su ascenso. Queríamos agradecerle en persona ese gesto de amor espontáneo que logró calmar el llanto del bebé. La policía que nos enorgullece, la policía que queremos”.

Comentarios