PGR acepta que NO tenía pruebas suficientes contra Javidú por delincuencia organizada

En medio de los cuestionamientos de los mexicanos y mexicanas en redes sociales, la Procuraduría General de la República (PGR) explicó que NO tenía las pruebas suficientes para acusar a Javier Duarte de Ochoa, “Javidú”, por el delito de delincuencia organizada.

En un comunicado, detalló que tuvo que reclasificar la acusación por la de asociación delictuosa —ojo, por la que no se prevé la prisión preventiva oficiosa—. Pero la PGR dijo tener un “as bajo la manga”, pues aunque la acusación por delincuencia organizada se haya caído, el exgobernador de Veracruz seguirá en el Reclusorio Norte, porque sobre él pesa la “medida cautelar” de prisión preventiva justificada por operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Es importante destacar que el probable responsable (Duarte) seguirá su proceso en prisión, toda vez que la autoridad judicial federal determinó como medida cautelar la prisión preventiva justificada por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita“, se lee en el comunicado.

Cosa que las autoridades aprovecharán para que se aplique “el rigor” de la prisión preventiva en contra del expriista.

Además, como Duarte tiene un expediente bastante “gordo”, contra él hay otras acusaciones que la Fiscalía General del Estado de Veracruz utilizará, según la PGR.

Aunque con respecto a las acusaciones por desaparición forzada y delitos electorales, la orden de detención no puede llevarse a cabo o cumplir porque el Gobierno de Guatemala no ha dado “el visto bueno”, de acuerdo al protocolo del tratado de extradición. Aquí la explicación de Arturo Ángel, reportero que ha llevado la cobertura del caso y autor del libro “Duarte. El priista perfecto”:

Se espera que en los próximos días, el Juzgado de Control fije una fecha para realizar una audiencia en la que se abordarán las pruebas de la acusación penal y las pruebas por parte de la defensa del exgobernador de Veracruz y, finalmente, se sabrá qué procede con el sujeto a quien le parece funcionar el mantra “paciencia, prudencia, verbal contingencia…”

Es decir, un juez será quien determine si Duarte debe permanecer en prisión, después de evaluar las pruebas presentadas y analizar si existe un riesgo de fuga o si la estancia de Javidú en la cárcel está justificada.

Todo esto sucede en contexto de la reciente liberación de Elba Esther Gordillo, su regreso a los reflectores y otro caso que se le fue de las manos a la administración de EPN. Mientras, la transición continúa en marcha.

LEER: PGR cambia acusación contra Javier Duarte, podría enfrentar juicio en libertad

**Foto de portada: El Universal.

Comentarios