Aquí nos tocó vivir

Lo de “robé poquito” fue vacilada, dice Layín, “nunca he robado”

Buhhhhhhhhh, pues ahora resulta que el máximo “atributo” de ese espécimen conocido como Hilario Ramírez Layín, era pura vacilada. El cinismo y desvergüenza con el que aceptó en público haber “robado poquito” cuando fue alcalde de San Blas, Nayarit, era sólo un recurso pa’ llamar la atención.

Al menos eso dice, ahora que siente la voladora bien de cerca. Luego de haber comparecido ante la Fiscalía de Nayarit para enfrentar las acusaciones de la Auditoría Superior del Estado por el desvío de 12 millones de pesos, en entrevista con Azucena Uresti, el buen Layín aseguró que nunca se ha embolsado nada que no sea suyo. Así que espera que el fallo de las autoridades sea a su favor.

“Todo bien, el gobierno hace bien su trabajo, nosotros lo de nosotros, los licenciados que me apoyaron, en su momento tiene que haber una resolución y seguramente será a favor de nosotros”,  señaló el dos veces alcalde de San Blas y excandidato a la gubernatura de Nayarit.

La Auditoría Superior del Estado acusa a Layín de peculado y ejercicio indebido de la razón… digo de sus funciones. Ante el juez respondió, específicamente, por vender en 12 millones el terreno municipal de 45 mil  992  metros cuadrados donde se encontraba la aeropista. Bueno, eso de “respondió” es un decir, porque en realidad la audiencia se pospuso, ya que la defensa del exalcalde pidió la ampliación del término constitucional para rascar y ver de dónde saca elementos a favor del güey este.

El juez concedió la ampliación del plazo y la próxima audiencia será el 27 de agosto. Nomás que para que no se pele el hombre que armaba tremendas bacanales al menor motivo, pidió un millón 200 mil pesos como depósito. ¿Y quen pompó? Pues seguramente de su chamba y negocios, porque eso de que “robó poquito” fue pura vacilada.

“Fue una vacilada que le dio la vuelta al mundo y la gente que le da el mal enfoque a esas cosas quiere gozar de esas vaciladas (…) Se darán cuenta que el amigo Layín es honesto, nunca he robado nada a nadie, menos del erario público”… ¿y eso en que lo cachó la Auditoría? Ahh pues es gente que quiere “quemar” (¿¿¡¡más!!??) su imagen.

Ya ves que cuando eres figura pública la gente se ensaña en querer quemar la imagen del otro con tal de darle resultados a la gente (…) A lo mejor se les hace raro que ayudemos a la gente, porque con puesto o sin puesto, hemos apoyado a la gente”, aseguró el exalcalde más elegante del país (dijo nadie nunca).

Por cierto, además de los cargos que la Auditoría del Estado presentó en su contra, Layín tiene otras cuatro investigaciones por el mismo delito.

Comentarios